Formación: poner el alma para llegar a la persona

Detrás de la formación para empresas hay mucho más que unos procesos de aprendizaje o unos acuerdos comerciales entre empresas. Para empezar, la formación son personas: personas que requieren formación y personas que imparten formación. Por eso, desde Educa-training ponemos especial énfasis en las personas, porque son la materia prima de todo proceso formativo.

Como ejemplo de ello, ya hemos dado a conocer la experiencia personal de algunas de las personas y empresas que han acudido a Educa-training para su formación. Pero también es importante tener en cuenta el punto de vista de los propios colaboradores de Educa-training, los formadores, seleccionados cuidadosamente para cumplir con las expectativas de nuestros clientes.

Al hablar con algunos formadores, como  Nancy Gallou (ver su testimonio más abajo), profesora de Inglés con Educa-training, percibiremos hasta qué punto comparten nuestro sentido por llegar, escuchar y atender a las personas como individuos, con sus necesidades, cualidades y limitaciones. En la formación cobra una importancia vital la forma de crear y alimentar la relación entre formador y alumno, pero también entre alumnos en el caso de grupos. “Es muy importante la interacción de los alumnos con el profesor y entre ellos. De este modo conseguimos que las clases no sean aburridas”, ya que tenemos la certeza de que “si son aburridas, no aprenderán nada”.

Al mismo tiempo, esa interacción permite al profesor conocer de cerca las necesidades a atender  ya que “cada alumno es diferente”, explica Nancy. Por eso, “aunque la metodología es la misma, entreteniendo y motivando” se adapta a cada uno. Para ello es necesario un esfuerzo y una motivación extra también por parte del formador, que implica “poner el alma en lo que se está enseñando, estar preparado, poner ojo a lo que se hace, motivar y disfrutar ya que el sentido del humor también es importante” añade Nancy.

Si a esto se le añade una preparación concienzuda de cada clase, con acopio y análisis de material didáctico y material audiovisual, la formación tendrá más visos de tener éxito y de alcanzar los objetivos fijados. Pero llegar a esto supone poner especial atención en todos las etapas del proceso de trabajo formativo, desde la selección de los formadores, hasta su coordinación y el seguimiento de sus clases, o su integración paulatina en la empresa.

Somos personas, y formamos personas, es nuestro reto ¿es también el tuyo? Si es así, no lo dudes, acompáñanos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *