Las grandes empresas apuestan por la formación a pesar de la crisis

Si hablamos de formación bonificada la buena noticia es que durante 2010 las grandes empresas utilizaron por primera vez todos los créditos que les ofrece la Fundación tripartita para esta modalidad. La mala noticia es que cada vez les cuesta más invertir por encima de lo bonificado. Por otro lado, si hablamos de formación en la empresa, la buena noticia es que también en 2010 se incrementó la inversión en formación, en términos generales. La mala, es que la previsión es de estancamiento.

Son las conclusiones iniciales que pueden sacarse de “El arte de la formación en España”, estudio de elogos revelado recientemente por Expansión, y de “Informe ratios de formación de las entidades financieras”, elaborado por el Grupo de Responsables de Formación de las Entidades Financieras (GREF) y también comentado por esta cabecera.

Según los mismos, las grandes compañías con presencia en España dedicarán 885 millones de euros a formación durante el presente ejercicio, prácticamente la misma cantidad que en 2010, pero un 5% más que en 2009 y bastante menos que en 2008 cuando la invesión en formación alcanzó los 1.010 millones de euros.  Si se mide por empleado, la inversión en formación en 2010 por parte de las mayores compañías fue de 350 euros por cada profesional, lo que supuso una media de 31 horas de formación para el mismo.

En cuanto a los sectores con mayores descensos, destacan el inmobiliario y el bancario, no sólo porque les afectara más la crisis que a otros sectores, sino probablemente porque también eran los que más han invertido siempre en formación. De hecho, a pesar de un descenso acumulado en los últimos dos años de un 20%, la media de inversión por trabajador se mantiene en 527 euros en el sector financiero, 177 euros más que la media en el conjunto del tejido empresarial.

Pero lo más llamativo es la tendencia que están siguiendo las empresas en el tipo de formación que escogen y priman. Frente a una formación en intangibles, las grandes empresas se están centrando ahora en una formación con un retorno rápido y tangible de la inversión. De ahí que primen la formación en el área comercial, como técnicas de ventas, y contable, como la gestión de cobros o de riesgos.

No puede reprocharse a una empresa que invierta en recursos para resolver sus problemas más inmediatos. Pero tampoco debe olvidarse que la formación no siempre puede ser una inversión con retorno inmediato y que también los intangibles producen un retorno, aunque más a largo plazo.

Y lo más importante, ese retorno, el que deviene de formación en intangibles, es el que marcará con más fuerza el valor diferencial de la empresa, porque en el mundo competitivo no basta con sobrevivir, también hay que hacerlo mejor …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *