Proyectar para motivar

En estos tiempos turbios en los que nos desayunamos cada día con una mala noticia económica y el miedo ensombrece nuestro pensamiento es más necesario que nunca recordar el potencial que encierra cada persona, cada organización y hasta la sociedad entera. La humanidad no ha llegado hasta aquí manteniéndose encerrada en una caverna y mirando con temor hacia afuera, sino sacando fuerzas de flaqueza y enfrentándose al frío, a los predadores, al hambre y a la enfermedad cara a cara.

Para ello, ha contado con una ventaja excepcional sobre el resto de seres vivos: la capacidad de proyectarse. Sobrevivir a las crisis no depende tanto de contar con los recursos materiales necesarios, como de poseer otros bienes inmateriales como la experiencia, la confianza en uno mismo y el valor para visualizar y perseguir un futuro mejor.

En la formación de un líder o en la motivación de un equipo es clave esa capacidad para proyectarse y proyectar. Partiendo de una formación sólida y de una experiencia contrastada, es posible repensar el horizonte, interiorizarlo y transmitirlo.

No es momento para agachar la cabeza sino para alzarla y mirar de frente al futuro. Podemos hacerlo. Lo sabemos. Lo haremos.



1 comment

  • María Fernández

    Totalmente de acuerdo, en época de crisis se hace necesario reinventarse! Y que mejor que formarse para creer más en uno mismo y afrontar todos los obstáculos desde otra visión. Muy buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *