Romper las reglas para destacar

Quienes marcan la evolución y el cambio no son nunca quienes siguen los principios fijados por otros. Del mismo modo, quienes destacan y quienes consiguen salir  con más éxito de baches, problemas o crisis y además se crecen en esas situaciones, no son quienes se mantienen en sus posiciones haciendo las cosas como siempre se han hecho, siguiendo las reglas que otros establecieron.

Muy al contrario, quienes se atreven a buscar nuevos caminos, transgredir las reglas dictadas por los sancto sanctorum o nuevo brujos de un sector o actividad, son quienes tienen más posibilidades de obtener el mayor de los éxitos. Por supuesto, lo harán a costa del mayor riesgo, que es no conseguir el objetivo, equivocarse y fracasar en el intento. No obstante, la palabra fracaso no debería tener cabida en esa aventura, pues intentarlo ya es un triunfo, tomar riesgos ya es una victoria, pues aún no consiguiendo de inmediato, o a la primera, el objetivo, se habrá ganado la experiencia, el conocimiento de una forma más de cómo no alcanzaremos nuestro objetivo, como diría Edison.

Este es en síntesis, el mensaje que encierran películas como “Moneyball: rompiendo las reglas” una de las cintas que acumula más nominaciones para la edición 2012 de los Oscar. Detrás de la historia de un entrenador desconocido, representado por Brad Pitt, que recorriendo caminos desechados por otros, lleva a un equipo de baseball de poca monta a lo más alto de la clasificación, se encierra la lección de que no hay un único camino para llegar a la misma meta.

Atreverse a romper paradigmas, ir contra lo establecido, contra las teorías asentadas, es a menudo, y aún siendo el más peligroso, el mejor camino. Salir de la zona de confort, en la que nos regodeamos en nuestras propias seguridades, genera temor, miedo, en la mayoría. Por eso el éxito está destinado a unos pocos ¿serás uno de ellos?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *