Tag : aprender

post image

“Voy a mejorar, lo siento, me equivoqué”

Por Sergio Padró Pastor

Algunos piensan que la disculpa es síntoma de flaqueza, yo personalmente no estoy de acuerdo. Creo que es lícito cometer errores y poner todo por nuestra parte para corregir, rectificar y mejorar.

“Voy a mejorar, lo siento, me equivoqué”

formación, elearning, blended learningLa autocrítica siempre vista desde un punto de mejora nos ayudará más de lo que podemos imaginar para revertir las situaciones que sabemos o deberemos  cambiar.

En la vida política, en la económica, en la social y en la empresarial, creo que falta mucho por mejorar en ese sentido, y a veces sería tan sencillo como comenzar con un “voy  a mejorar, lo siento, me equivoqué”.

No es una cuestión relacionada con ser  directivo, mando intermedio o  tener otras funciones:  todos podemos equivocarnos, la solución es corregir y aprender humildemente  ya  que no siempre tendremos la razón. “No somos perfectos y eso no tiene precio”.

Por ejemplo, ayer mismo, solicité al departamento de administración que quería las cuentas de gastos revisadas y sin ningún matiz al respecto todo tenía que estar anotado en los libros contables, ¡¡no debía haber retrasos!! Una vez había solicitado este dato, me di cuenta de que en mi bandeja de entrada se habían quedado varias facturas de un proveedor del mes anterior  sin enviar a dicho departamento. Lo siento,  me equivoqué.

Es posible también que la disculpa se utilice sólo para salir del paso y no asumir o escuchar  lo que debamos  oír y cambiar. Ésto tampoco es admisible porque la fuerza de las palabras muchas veces se la lleva el viento y no debe ser así. Debemos ser rigurosos  con nosotros mismos para saber que las cosas que decimos tienen sentido y asumir la responsabilidad de lo que estas significan.

post image

La motivación empieza con formación ¡Podemos!

Formación para afrontar los retosAlgunos días, uno se levanta abatido, cansado y desmotivado. No son buenos tiempos para la lírica, como decía la canción, y esos días duros se hacen cada vez más frecuentes, en lo personal y también en lo profesional. Sin embargo, llevamos en lo más profundo de nuestra esencia como seres humanos, el germen de la supervivencia: la fuerza para sobreponernos, superarnos cada día, motivarnos y avanzar. No se explicaría de otra forma que llevemos, como “especie”, miles de años adaptándonos y “dominando” día a día nuevas técnicas para sobrevivir y hacerlo cada vez en mejores condiciones.

No claudicar, no tirar la toalla, es una actitud y también es un aprendizaje. Aprender a ver cada día como una oportunidad, formarse cada día para inventar nuevos caminos, formarse para adivinar salidas donde sólo parece haber muros, asimilar el conocimiento y las Formación Bonificada para ser más y más autónomos y libres en el ejercicio de nuestra actividad, aprender a sembrar ideas, formarse para cultivar la autoestima y a la par la creatividad

Partir de una buena base para todo esto empieza por adquirir la formación, en conocimientos y en formas de producción, organización y motivación. Lo demás, sólo dependerá de nosotros, pero para entonces lo difícil ya estará hecho, porque está claro que ¡podemos!

 

Fracasar para aprender

formacion en empresaEn un mundo ferozmente competitivo e implacable con el error, no se ha hecho hueco para la palabra fracaso. Y sin embargo, es necesario. Sin ir más lejos, la Historia de la naturaleza humana es, en realidad, la historia de un enorme fracaso: en nuestra información genética se esconde un 5% de información válida y un 95% de información “basura”, es decir, sobre todo aquello que no ha funcionado. Y gracias a eso ¡funcionamos!

De hecho, esa información del genoma sobre caminos erróneos es la que más diferencia a unas especies de otras, más incluso que el ADN común, que por desgracia para nuestro ego de humanos, es mayor de lo que desearíamos (los genomas de la mosca, del gusano y del hombre son casi similares, según Peter Andolfatto, de la Univesidad de California) … Toda esa información es vital para nuestra supervivencia física: nos ayuda a combatir enfermedades, a regular el organismo y a prevenir riesgos. La conclusión es que el error en la evolución genética no sólo es importante, sino fundamental ya que sin él no sólo seríamos lo que somos sino que incluso podríamos habernos extinguido como especie.

De la misma forma, en la empresa no se puede seguir considerando de forma absolutamente negativa el error o el fracaso ya que son la base para el aprendizaje, el desarrollo profesional y la innovación. Sin error no es posible aprender, como bien saben los profesores y formadores. Por lo tanto, es clave dar margen para el fallo y no temer en extremo al fracaso. Por supuesto, esto no quiere decir que deba darse patente de corso para hacer y deshacer sin criterio alguno. Pero sí darse permiso para errar y dárselo a los demás, a condición de que sirva para corregir, rectificar y encontrar nuevas formas de hacer.

Tras un fallo o un fracaso, puede encontrarse la llave del crecimiento personal, profesional y empresarial. De hecho, las historias de éxito se han construido sobre sucesivos fracasos. Sin duda la más recordada y repetida es la de Thomas A. Edison, el famoso inventor que al explicar su mayor descubrimiento decía: “No me equivoqué mil veces para hacer una bombilla, descubrí mil maneras de cómo no hacerla”.

En la formación es fundamental observar dónde está el error para aportar las soluciones. No podría hacerse si todo fuera perfecto. Afortunadamente, ya sabemos que nadie puede serlo sin cometer antes unos cuantos fallos …

 

Un manual para reforzar el inglés en vacaciones

Desde este blog ya se ha comentado la importancia que tiene hoy en día saber  idiomas, especialmente el Inglés, y por qué motivos es necesario insistir en la necesidad de formarse y actualizar conocimientos también en esta materia. No obstante, no está de más recordar 5 motivos por los que es necesario el dominio de idiomas como el Inglés, hoy en la empresa:

  • porque permite la comunicación con nuestros públicos (clientes, proveedores, empleados) sin fronteras, facilitándonos el acceso a nuevas fuentes de ingresos, pero también a servicios con los que ahorrar costes y talentos estén donde estén;
  • porque nos ayudará a comprender y seguir las últimas tendencias técnicas, profesionales o de cualquier otro ámbito, manteniéndonos actualizados y preparados para seguir innovando, cuestión clave para nuestra competitividad;
  • porque nos dará más autonomía en movimientos de apertura de mercado ampliando nuestro ámbito de influencia y permitiendo nuestra expansión internacional sin depender de terceros ni intermediarios;
  • porque mejorará nuestra imagen en el “face to face” y por lo tanto, mejorará nuestra capacidad de negociación;
  • porque nos permitirá viajar de forma autónoma, agilizando los procesos de venta o mercantiles;

A menudo quienes gestionan o trabajan en pymes piensan que su día a día no da pie a eventualidades como las descritas. Sin embargo, la realidad demuestra lo contrario y es frecuente toparse con momentos en los que es necesario el manejo de idiomas. Además, en un mundo cambiante y cada vez más global, son necesarios idiomas, que como el inglés, facilitan, agilizan y permiten las relaciones comerciales y profesionales.

Por todo ello, desde Educa-Training hemos reeditado nuestro manual de inglés para profesionales, “Educa-Training english Handbook”,  un volumen con el cual es posible abordar de forma cómoda y práctica el aprendizaje de este idioma y sus usos más habituales en el mundo de la empresa y los negocios. La edición 2011 amplía las lecciones reunidas en la tirada del año pasado, en las que se repasaban las bases del idioma con ejemplos aplicables a situaciones reales como una reunión de negocios, una llamada telefónica, una cena de empresa, etc. Ahora que llegan días de vacaciones, y por lo tanto más horas libres, es el mejor momento para retomar esta “asignatura”, si aún está pendiente..

Para más información: pulse aquí ; envíe un email a info@educa-training con el asunto “English handbook” y déjenos su nombre, apellidos y teléfono de contacto; o llame al 902 14 07 07 .