Tag : cambio

post image

PRODUCTIVIDAD Y RACIONALIZACIÓN DE HORARIOS

Hemos hablado antes de la productividad en el trabajo y de cómo podemos conseguir unos resultados más satisfactorios aprovechando mejor nuestro tiempo y nuestros recursos.

Pero hay un factor de gran peso en nuestro día a día: los horarios vigentes. En los últimos meses saltaba a la palestra política el tema de la racionalización de los horarios en España, gracias entre otros al trabajo de ARHOE (Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles). Abogan entre otros, por la reducción de las jornadas, el adelanto del ‘prime time’ en televisión o disponer de tiempo para dormir.

Sabemos que en España se trabajan muchas horas pero la productividad es de las más bajas en Europa. Queda constatado que trabajar más horas no significa trabajar mejor.

Desde Educa-training llevamos años realizando formaciones de mejora de la productividad, para ayudar a nuestros clientes a planificar, aumentar su capacidad y erradicar el presentismo para sustituirlo por el enfoque dirigido a objetivos. Los resultados son especialmente satisfactorios cuando la parte Directiva y mandos intermedios se implican en el cambio.

Una mayor productividad permitiría una reducción de la jornada y la modificación de ésta a modos como la jornada continua. En aquellos sectores que requieran una presencia más extensa durante el día se pueden aplicar las jornadas por turnos fijos por ejemplo por semanas, para una correcta planificación tanto por parte de la empresa como de los empleados. Las medidas de conciliación se podrían aplicar a la realidad.

Si para empezar en las oficinas se redujera la jornada de manera generalizada, otros sectores íntimamente ligados podrían aplicarlo también, como el comercio o la hostelería. En España se duerme muy poco: nos levantamos tan pronto como nuestros vecinos Europeos y nos acostamos muy tarde, sobre todo porque de entrada salimos muy tarde del trabajo…y luego no nos queremos perder la final del último programa de moda en la televisión, por ejemplo.

Podríamos conciliar de verdad, atender y estar con nuestros hijos y no tener que delegar forzosamente en otras opciones.

El cambio para muchos no es fácil, en Educa-training lo hemos podido comprobar en nuestras numerosas formaciones de gestión del cambio. Pero ni es imposible, ni es tan difícil como pensamos, siempre que tengamos el compromiso e implicación de todos.

Afortunadamente en cada vez más organizaciones se van aplicando medidas que signifiquen un cambio de verdad, sobre todo en grandes empresas. Iberdrola ha sido la revolucionaria en cuanto a la racionalización de los horarios para sus empleados y ahora aplicará un modelo sostenible de conciliación a sus proveedores.

Para las medianas y pequeñas empresas el cambio también es posible. ¡Contacta con nosotros y te podremos ayudar!

Por:

Azahara Chamorro
Manager de formación en Educa-training

post image

Cambio de esquemas: no sólo valgo, además ¡puedo!

Por Azahara Chamorro

Ya hemos hablado de la formación adecuada para impulsar el cambio con anterioridad y cómo ligada a una actitud positiva podemos dirigir nuestros esfuerzos al éxito para emprender. En un mundo global en el que el ámbito empresarial fluctúa y es en ocasiones muy volátil, una gestión dinámica del cambio es fundamental en toda organización.

Ulrich Beck, sociólogo alemán que ha desarrollado su trabajo sobre la denominada Sociedad del Riesgo, nos muestra una visión donde los riesgos sociales, políticos, económicos e industriales tienden cada vez más a escapar a las instituciones de control y protección de la sociedad industrial. El resultado es la sensación de incertidumbre que tenemos los individuos muy presente todos los días y el miedo que nos deja bloqueados frente a algunas situaciones.

Por eso, la formación es una poderosa herramienta con la que podemos armarnos y abrir nuevas vías de salida, porque precisamente la formación se encuentra en continua evolución y se adapta a las circunstancias reales de forma mucho más rápida que las estructuras tradicionales. Los sistemas educativos evolucionan también con el paso del tiempo y en estos momentos se plantea un cambio de paradigma dirigido hacia elementos como la colaboración, el crecimiento, la flexibilidad y la agilidad en la gestión del conocimiento y de las personas.

El educador y escritor británico Sir Ken Robinson es una figura pionera en este cambio de paradigma. Encabeza una corriente en la que el individuo crea su propio entorno y puede aprender factores como la creatividad y la innovación, que en muchas ocasiones creemos que son elementos con los que nacemos y no podemos hacer nada más al respecto. Siempre podemos aprender y podemos dar la bienvenida a estos elementos que pensamos ya no forman parte de nuestro presente.

La sociedad cambia y nosotros con ella, descubriendo nuevos retos que nos hacen crecer día a día en todos los aspectos y  el profesional ha de ser uno de ellos. La clave estará en saber cómo adaptarnos a los cambios y gestionarlos de manera que supongan una ventaja para nosotros. El cambio debe ser un factor de crecimiento para nosotros, no causa de miedo o reticencias.

El valor añadido de las modalidades de formación alternativas es una de esas ventajas, de la mano con las nuevas tecnologías como vías de alcanzar nuestros objetivos. Nuestros esquemas de formación se adaptan siempre a las necesidades de cada alumno con rigor y poniendo a su disposición nuestra experiencia y visión de futuro para conseguir sus logros. Siempre hacia adelante, porque nosotros siempre valemos.

 

Formarse y gestionar en la superación del miedo

En los inicios del modelo productivo nacido en el siglo XX, de mano de industriales como Henry Ford, la obsesión por aumentar la eficiencia en las fábricas llevó a muchos directivos a utilizar el miedo como herramienta para lograr sus objetivos. Por este motivo, jugaban hábilmente con el miedo en sus distintas facetas: el miedo a perder el trabajo, el miedo a un menor reconocimiento, el miedo a no obtener un ascenso o una subida de sueldo, etc.

Sin embargo, un siglo después, cuando la aportación de valor ha desplazado a la producción como moneda de intercambio y carácter diferencial para las empresas y profesionales, el miedo ha dejado definitivamente de tener sentido. En la llamada sociedad del conocimiento, no hay lugar para un sentimiento como el miedo, que no permitiría el desarrollo óptimo de habilidades como la innovación y la creatividad o el descubrimiento y desarrollo del talento.

Estas son algunos de los argumentos desarrollados por Pilar Jericó, gurú del management, en uno de sus libros de más éxito, “No miedo”, que ha llegado ya a su séptima edición. En el mismo realiza también una analogía entre el cambio descrito en la gestión empresarial y el reto que se plantea a los profesionales en este siglo: apartar a un lado el miedo, para desplegar todo su potencial. Controlarlo, ser capaz de vivir con él, aprovechar su fuerza y superarlo, son algunas de las cuestiones que plantea la autora. Formarse para alcanzar ese objetivo y abrirse al cambio, son algunas de las vías para conseguirlo.

Pero si quiere descubrirlas e interiorizarlas, tendrá que acercarse a esta obra ¡sin miedo!



post image

La formación como herramienta de cambio

949657_44094670_572x768En un mundo y una economía en constante evolución, se aventura imprescindible la adaptación a nuevas circunstancias. Los cambios continuos en la demanda, en el contexto y hasta en la propia competencia, exigen a las empresas una “cintura” ágil, para mantener el nivel de competencia y ya no sólo avanzar, sino incluso sobrevivir.

A menudo, las circunstancias externas nos impiden avanzar. Primero, porque exigen innovación y el día a día obstaculiza a menudo las condiciones necesarias para la misma. Al mismo tiempo, los esquemas ya aprendidos,y los prejuicios, se convierten en una barrera para el cambio que exigen los nuevos retos. Y finalmente, el miedo al cambio se configura como un freno difícil de vencer, impidiendo así cualquier movimiento en otra dirección.

Por todos estos motivos la formación constituye una herramienta de primera magnitud para el cambio. Gracias a la formación y el conocimiento es posible vencer los miedos internos, personales y corporativos, a nuevos escenarios y modos de hacer. La formación ayudará también a romper prejuicios y despertar a una realidad más transparente con sus claros y oscuros, pero al menos reales y no figurados. Por último, la formación en la empresa es un recurso insustituible para la generación de nuevas ideas y el acompañamiento en la innovación.

¿Por qué no utilizarla para salir de nuestra realidad estática?

¿Por qué no usar la formación para avanzar en nuestros propósitos profesionales y empresariales?

¿Qué te gustaría aprender?