Tag : comunicacion

post image

¿CÓMO REALIZAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO? – Parte 2

En la anterior entrada, ¿Cómo realizar una entrevista de trabajo? – Parte 1, ya explicamos los aspectos externos que han de tenerse en cuenta a la hora de realizar una entrevista. Sin embargo, no hay que descuidar el contenido. Por lo tanto, desde Educa-Training, exponemos a continuación una serie de consejos que esperemos puedan ser útiles a la hora de desarrollar una entrevista.

Como suele decirse, la información es poder; así que procuraremos contar con toda la que podamos para que la entrevista se desarrolle de la mejor manera posible. De ese modo, a continuación se exponen puntos a tener en cuenta respecto al contenido de la entrevista:

REQUISITOS

Lo primero que hay que hacer a la hora de aplicar a cualquier empleo es conocer los requisitos que el puesto precisa. Asegúrate de que cumples con todos los puntos y, en caso de no hacerlo, justifica por qué no contar con ese criterio no resultará un problema y no impedirá que el trabajo se desarrolle con efectividad. Adelántate a las preguntas, ya que lo que en principio puede parecer un problema puede acabar siendo una ventaja si se responde de la forma adecuada.

CONOCIMIENTO DE LA EMPRESA

En el caso de que la entrevista sea directamente con la empresa para la que has aplicado, conviene hacer una investigación sobre la misma. A la hora de hacer la entrevista, debemos tener claro el objetivo, metodología y forma de trabajar de la empresa. Es muy necesario saber para quién vamos a trabajar. Esto no solo es importante para conocer la empresa sino por identificar los puntos en común que podemos tener y para ayudarnos a saber por qué podríamos encajar en ese puesto.

CONOCIMIENTO DEL PUESTO PARA EL QUE POSTULAS

A parte de informarse sobre la empresa, es necesario hacerlo acerca del puesto. Recopila toda la información que puedas sobre el mismo; y recoge las dudas y preguntas que te surjan para poder resolverlas en la entrevista.

PREGUNTAS CLAVE

Prepara a priori preguntas comunes en las entrevistas de trabajo: por qué eres indicado para el puesto, por qué has aplicado para esa vacante, qué puedes aportar, qué puedes decirme sobre ti, cómo te defines, … Es bastante útil preparar este tipo de preguntas antes de realizar la entrevista, ya que nos sentiremos más cómodos a la hora de presentarnos y daremos una mejor impresión.

CONOCIMIENTO DE TU CV

Esto no significa memorizar fechas y duración de estudios o experiencia, sino ser capaz de mantener una cronología y de presentar nuestra trayectoria de una forma resumida. Resaltar nuestros puntos fuertes y las experiencias que puedan resultar útiles para la vacante; y no darle tanta importancia a otras experiencias que no estén tan relacionadas con el puesto. Conocer nuestro Currículum significa saber qué responder si nos preguntan por nuestra formación y por nuestra experiencia laboral; así como exponer nuestra historia de forma ordenada, amena y eficaz.

DESPEDIDA Y CIERRE DE ENTREVISTA

Una vez que el entrevistador acabe con todas las preguntas que tiene que hacerte, es el momento de que plantees tus dudas, en el caso de que las tengas. No dudes en informarte y preguntar acerca del puesto o sobre la empresa. Además, es el momento de preguntar cómo se va a desarrollar el proceso de selección de ahí en adelante. Por último, mantente agradable y, antes de irte, agradece que hayan contactado contigo para la entrevista.

COMUNICACIÓN VERBAL

Usa un tono de voz neutro y un volumen adecuado. El volumen es un problema tanto por exceso como por defecto, por lo que es importante cuidar este aspecto. Por otro lado, usa un tono calmado. La conversación debe fluir con naturalidad, por lo cual, las pausas y las subidas y bajadas de volumen son positivas, siempre que no sean exageradas; juega con ellas para crear interés en el entrevistador.

COMUNICACIÓN NO VERBAL

En una entrevista no solo es importante aquello que decimos, sino aquello que mostramos con nuestro cuerpo. En primer lugar, cuida la postura: espalda recta, pies estirados y cabeza erguida; no se trata de estar inmóvil, adopta una postura natural en la que estés cómodo, pero sin perder la formalidad. Evita echar el cuerpo sobre la mesa o cruzar los brazos.

Por otro lado, cuida los gestos. No tengas miedo de mostrarte expresivo; moverte con soltura es algo positivo que te ayudará a sentirte cómodo y hará la conversación más natural, sin embargo, debes tener cuidado de no exagerar la gesticulación.

Por último, pero no menos importante, respeta el espacio interpersonal. No te acerques demasiado al entrevistador, presta atención de no invadir su espacio y, recuerda que estás en un ambiente profesional, por lo que no debes tocar al entrevistador durante la entrevista.

Una buena preparación de una entrevista de trabajo no solo sirve para dar una buena impresión al entrevistador, sino que la planificación va a darnos seguridad en nosotros mismos a la hora de realizar la entrevista. Cuantas más veces practiquemos y más información recopilemos, más preparados estaremos para enfrentarnos a cualquier pregunta o situación.  Esta seguridad nos ayudará a mantener un carácter calmado y profesional que será igualmente importante para dar una buena impresión.

Durante la entrevista ha de mantenerse un carácter relajado, no parecer inquieto o nervioso. Como ya he dicho, la mejor forma para calmar los nervios es la práctica. Es necesario mantenerse abierto a dar explicaciones sobre todo lo que quiera saber el entrevistador, aportar más datos que no estén reflejados en el Currículum que reflejen tu personalidad y puedan ayudar a dar a conocer tus puntos fuertes.

Tener en cuenta todos estos puntos va a garantizar que mantengas una actitud segura y calmada, que la entrevista se desarrolle con fluidez y que la primera impresión resulte positiva. Aunque seguir estos pasos no signifique que nos seleccionen para el puesto, nos va a acercar mucho a ello. De ese modo, la correcta planificación es vital para que la entrevista resulte positiva.

En definitiva, es importante tener en cuenta la preparación del contenido de una entrevista y también lo es cuidar algunos aspectos externos; por ello, te recomendamos que le eches un vistazo a la primera parte de este post, en la que se exponen los factores externos más importantes para preparar entrevistas de trabajo. Si este artículo te ha resultado interesante, te recomiendo que leas el siguiente artículo sobre CÓMO PREPARAR UNA ENTREVISTA POR SKYPE .

Desde Educa-training, podemos ayudarte a encontrar empleo y empleados a través de nuestro servicio de Selección de Personal. Para saber más, averigua porqué Seleccionamos Profesionales y no Perfiles.

Por:
Ana Polo García
Recruitment trainee – Educa-training

post image

¿Por qué te deberían contratar? – RESALTA TUS HABILIDADES

¿Por qué  te deberían contratar? A partir de esta pregunta en una entrevista de trabajo hemos empezado a ponernos nerviosos, no sabemos muy bien cómo responder a esta pregunta si debemos explicarle nuestra formación, nuestra experiencia, etc. Sabemos que queremos diferenciarnos del resto de candidatos pero ¿cómo lo hacemos?

Suele ser un error frecuente entre los trabajadores o los aspirantes a un puesto en enfocarse o sólo resaltar los conocimientos técnicos y experiencia profesional olvidándonos de nuestras habilidades personales y sociales que, al fin y al cabo, es aquello que nos hace únicos, que nos da valor añadido. Estas habilidades son las que nos definen y nos pueden dar oportunidades o quitárnoslas en un momento clave de la entrevista final. Algunas de las más importantes son: motivación, auto conocimiento, adaptabilidad, iniciativa personal, autonomía, creatividad, etc.

¿CUÁLES SON LAS COMPETENCIAS MÁS DEMANDADAS?

Dentro de todo el abanico de habilidades, las que con mayor frecuencia nos encontramos en las ofertas de empleo son:

FLEXIBILIDAD

Tener una mente abierta y estar predispuesto a adaptarse a cambios y situaciones inesperadas.

COMUNICACIÓN EFECTIVA

En la que se incluye convencer, escuchar, persuadir, exponer las ideas de forma clara y formular las preguntas adecuadas en cada caso para conseguir toda la información que se necesita para conocer o resolver un asunto.

EMPATÍA

Es la habilidad para entender las necesidades y los sentimientos de los demás. Al entender las motivaciones de los demás, uno se puede adaptar mejor a sus intereses.

TRABAJO EN EQUIPO

Saber adaptarse a colaborar con diferentes equipos y maneras de trabajar. El producto final no suele desarrollarse en un único departamento, sino que es la suma de varios grupos de personas que cooperan y colaboran juntas.

Además de estas existen otras muchas competencias solicitadas y su demanda por parte de la empresa dependerá también del puesto y sector al que nos estemos dirigiendo.

Las empresas cada vez más valoran estas habilidades. Toda empresa se beneficia cuando cuenta con trabajadores que poseen una inteligencia social y emocional, ya que el rendimiento y productividad del trabajador aumenta. De igual forma su comportamiento y relaciones con los demás fluirán de forma positiva creando un buen clima laboral y un óptimo trabajo en equipo.

Recuerda que todo lo que quieres está al otro lado del miedo, así que no hay que temer por destacar las habilidades personales (personal branding) las empresas están deseosas de conocerlas. Te recomendamos aprender más sobre cómo afrontar una entrevista presencial y una entrevista por skype.

Por:

Marta Caba 

Training Coordinator EducaTraining

post image

Por qué un cliente es como un(a) suegro(a) Parte II

Por: Alejandro González

Gracias a la primera parte de este post, conocimos las similitudes entre clientes y suegros(as). Pues bien, ahora es el turno de entender cómo estas semejanzas pueden ayudarnos a tener mejores relaciones con clientes (y de paso con la familia política):

El secreto consiste en tratar de agradar y conquistar a un cliente como lo harías con los progenitores de tu pareja:

– Roma no se conquistó en una hora, muéstrate siempre empático y paciente, el tiempo juega a tu favor. Demuestra cariño, respeto y atención por aquello que os une, ya sean servicios o personas.

– Agarra tanta confianza como te otorguen, si es posible algo menos y desde luego NUNCA más. Permanece vigilante a este respecto, en ocasiones determinadas muestras de confianza son pruebas para tratar de predecir futuras conductas inconvenientes.

– Cuenta con la existencia de los recuerdos de homólogos previos y muéstrate como una persona de referencia y de confianza. Has de demostrar que no hay nadie mejor que tú: sé formal, atento, cordial y solícito.

–  Si surge cualquier dificultad actúa velozmente en su solución, maximiza la atención y transparencia sobre el proceso.

– Hazles saber que jugáis en el mismo equipo y que tenéis los mismos objetivos finales. Hazle saber que estás de su parte, como un facilitador de su voluntad y sé comprensivo cuando no puedas darle gusto.

La empatía es tu baza más importante: métete en la cabeza de tu cliente-suegro(a). El cliente-suegro (a) desea esencialmente que todo vaya bien, que exista transparencia y buen hacer. Por ello, evita con tu cliente todo lo que evitarías con tu suegro/a (especialmente en los inicios de vuestra relación):

– Evita dar más información de la que debes sobre los procesos internos. Sé discreto, tanto con la información que das como con la que pides. Pedir y/o dar más información de la debida, puede jugar en tu contra.

– No ocultes los errores importantes: dáselos a conocer temprano y preferiblemente junto con la solución a los mismos.

– No todos los clientes-suegros (as) son iguales, en ocasiones la escasez de interacciones juega más a tu favor que un exceso en de las mismas.

Esta relación de semejanzas es sólo una analogía del día a día que nos sirve para comprender de otra manera las relaciones entre cliente y proveedor. Para entenderlas y trabajarlas adecuada y sistemáticamente es imprescindible disponer de un entrenamiento destrezas y conocimientos al respecto. Desde Educa-training somos expertos en procesos de calidad en la atención al cliente y ayudamos a muchos de nuestros colaboradores a mejorar el día a día con sus colaboradores.

Si deseas que te ayudemos, no dudes en contactarnos a través de info@educa-training.com o del siguiente formulario (Clic Formulario)

Descubre más sobre la relación cliente-suegro en la primera parte de este post.

post image

La Universidad de “NEIN” – Asertividad

Por: Alejandro González Gómez 

En el campo del coaching-management siempre ha habido un lugar destacado para la gestión de lo que se dice y cómo se dice en el campo. Lo que algunas denominan asertividad. Consiste en poseer la habilidad de tener la habilidad de desarrollar un planteamiento comunicativo que permita dar información buena, mala y regular de manera que surta el mejor efecto posible.

Uno de los aspectos clásicos a trabajar en el ámbito de la asertividad laboral ha sido la dificultad para dar información negativa desde los mandos al personal a cargo. Con sinceridad, tener que decir que no a una persona a la que se lidera es complicado. Además, en no pocas ocasiones esta dificultad se ve agravada por el hecho de que se está en desacuerdo personal con aquellas noticias que han de darse. La mala gestión de la comunicación negativa provoca en nuestro día a día grandes malos entendidos, conflictos y situaciones muy tensas y beligerantes entre miembros de una misma organización.

Pues bien, parece que, presionados por los últimos periodos de depresión económica, estas habilidades de transmisión de información negativa han florecido por doquier. Quisiéranlo o no aquellos que necesitaban más apoyo para decir no, hasta aquí, hasta hoy, etc. se han graduado en la universidad del NEIN con el patrocinio apabullante del no queda otra. No obstante, este graduado dista mucho de ser con honores. Decir no, lo dicen, pero el diploma esta cuajado de sellos de distintas entidades: Argument, MissUnderstood y BurnOut.

Es cierto que la crisis ha hecho que los que no querían caldo tomaran más de tres tazas y que hay quien pasó de recostarse en colchones de plumas al frío gres. Pero, por más que nos resistiéramos había que acomodarse a esas nuevas situaciones. Así, ya que te tienes que tragar el caldo y/o acomodarse en el suelo, siempre se agradece que esté lo más tibio posible y poder contar con una sábana de franela. El problema radica en que la comunicación de estos cambios ha hecho que, en no pocas ocasiones, el caldo se mostrara y sintiera como refrigerado y el gres como catre de faquir.

Para paliar estas situaciones, las empresas de formación en habilidades, como Educa-training, diseñaron planes de formación específicos o incluyeron en otros planes más amplios el desarrollo de la habilidad de DECIR NO. Con estos planes, los participantes veían disolverse las dificultades comunicativas y eran capaces de expresar sus necesidades de manera que se sentían que el esfuerzo informativo mejoraba en efectividad en todos los niveles de la compañía. Con ello, las tensiones y conflictos se minimizan y el clima laboral mejora visiblemente.

Mira la segunda parte del post en este enlace

 

Lecciones de gestión: aprendiendo de la naturaleza

Entre todas las charlas a las que pudimos asistir en la última edición de null, nos llamaron la atención especialmente aquellas que, como solemos hacer también en este blog, buscan analogías entre la gestión de los Recursos Humanos (RRHH) y otros planos, como, por ejemplo, la Naturaleza. Es el caso de “Mirando al panal: las abejas como maestras”, impartida por la naturalista Carol Sala, y en la que pudimos redescubrir las muchas lecciones que para la gestión en general y los RRHH en particular, tiene el mundo de las abejas.

La base de la disertación de Carol Sala es la constatación de que la clave de la supervivencia de una colmena, comparable con un grupo de personas o una empresa, es funcionar “como un sistema cuyo objetivo es la comunidad, y donde el todo es algo más que la suma de las partes“. Es decir, si el reparto de tareas es adecuado, y todas las partes actúan con el único objetivo de enriquecer al todo, el resultado es mayor del que se esperaría si simplemente se ensamblaran. Pero ¿cómo hacerlo? Obviamente, con algo más que un simple reparto de funciones.

Los primeros valores que harán que así suceda son la especialización, la formación y la capacidad de transformación de los miembros del equipo, en este caso las abejas. Aunque se inician como nodrizas, su especialización, que les permitirá ofrecer lo mejor de sí mismas en cada momento, evoluciona transformándolas en obreras y finalmente en soldados. Y lo curioso es que pasan de una función a otra sólo cuando están preparadas, no antes..

La excelencia en su desempeño se pone así al servicio de la comunidad y multiplica su efectividad ya que es el resultado de un proceso de desarrollo en el que se adquiere un conocimiento global del funcionamiento del conjunto ¿les suena? Este proceso, en el que se conjuga reparto de tareas, comunicación (a través de feromonas) y experiencia, no sólo les permite conocer y trabajar mejor en equipo, sino que genera una serie de sinergias que mejoran su productividad y eficiencia.

Otro valor en su forma de proceder es la planificación. De nuevo la asignación de tareas, la comunicación y la especialización permiten la optimización de cada recurso propio, cada abeja; también externo, como el tiempo;  los bienes a explotar, las flores y el mundo vegetal en el que germinan; y el espacio propio, la colmena.

Finalmente y al hilo de lo anterior, el trabajo en equipo aporta la capacidad para reducir al mínimo el coste de oportunidad y aprovechar al máximo las opciones que se ofrecen a cada uno para avanzar en el bien común. Especialización, planificación, sinergia, trabajo en equipo, comunicación y objetivos comunes son pues, los pilares de esta forma de proceder, que a todas luces, ha sido hasta el momento más que exitosa.

Pero aún faltan dos detalles, que también aportan puntos diferenciales importantes para la superviviencia y el desarrollo individual y colectivo: el liderazgo por una parte, y la capacidad de servicio, por otra. Y es que, la capacidad de servicio que demuestran los individuos, desde las nodrizas, hasta las obreras pasando por los zánganos, y estos más que ninguno (al morir después de fecundar a la Reina), es esencial para el buen funcionamiento del conjunto. Su trabajo esmerado e incesante supera con creces nuestra capacidad humana, pero puede marcarse como meta utópica en nuestro imaginario colectivo, sirviéndonos de luz y ejemplo. Por otra parte, de nada serviría todo ese trabajo si no existiera al final un objetivo común, servir a la reina y mantener la colmena, así como líderes que  guíen al resto para alcanzarlo. De nuevo, la capacidad de los individuos para organizar y auto-organizarse, comunicarse en definitiva, es esencial para llevar el proyecto a buen puerto.

¿Aprenderemos algún día a hacer todo esto con la simpleza y eficacia de las abejas? Ese es el reto…

 

Liderar también es gestionar la confianza

La dirección de orquesta siempre ha sido un buen símil para explicar la gestión de personas, su dirección y liderazgo en la empresa. Al igual que en una orquesta, para que una empresa funcione correctamente es necesario que el director determine y sepa cuál es el objetivo a alcanzar, comunique correctamente órdenes a las personas con las que cuenta para alcanzarlo, y gestione correctamente su relación con ellos.

Sin embargo, nada de todo esto podrá hacerse correctamente sin confianza. En primer lugar el gestor, sobre todo si quiere liderar y no sólo dirigir, debe confiar en sí mismo. En segundo lugar debe generar confianza en los demás. Y finalmente, y cada vez más, debe saber confiar en las personas a las que dirige.

Pero la confianza no sólo es necesaria para una buena gestión, sino que abre la puerta a nuevas posibilidades en el ejercicio de las tareas o en la forma de producir, porque es el primer peldaño para impulsar la creatividad en los grupos humanos. Así, al menos, lo cree Charles Hazleewood (ver vídeo más abajo), un director de orquesta que ha estudiado cómo se genera la creatividad y el papel que juega la confianza en ese proceso.

Además, no sólo la confianza es buena para la creatividad, sino que esta es, a su vez, buena para la confianza. Tras múltiples experiencias, Hazleewood ha concluido que la creatividad, en sus distintas manifestaciones es un medio más eficaz que la palabra para iniciar y consolidar vínculos de confianza. Y ha podido llegar a esa conclusión observando cómo se genera esa confianza desde formas creativas de hacer música: ensayando con músicos que no leen partituras y sólo tocan de oído o con personas capaces de improvisar, por ejemplo.

Al igual que en el aprendizaje musical intuitivo, frecuente en continentes como África, que prescinde de normas y formalidades, la improvisación requiere diálogo y confianza: con uno mismo y con los demás. Es decir, si se logra eliminar prejuicios, desaprender normas y requerimientos, y abrir la mente a vías no transitadas (eso es en definitiva abrir la puerta a la creatividad), es posible llegar a nuevos modos de comunicación y de entendimiento. Hacerlo desde una base fuerte de confianza es esencial para que ese proceso llegue a buen puerto y ofrezca resultados positivos para la gestión de personas.

En definitiva, trabajar la autoconfianza permitirá inspirar confianza, confiar en otras personas y ayudarles a adquirir autoconfianza. Asimismo, la confianza será el mejor combustible para generar creatividad y encontrar nuevas soluciones a problemas enquistados, o abrir nuevas vías en procesos de trabajo, por ejemplo.

Todo empieza y acaba, pues, en la confianza: donde no hay confianza no puede haber armonía y sin armonía, nada funcionará correctamente. Construyan confianza con su gestión y obtendrán armonía. Serán líderes.

Más información: “Charles Hazlewood: confiar en el conjunto musical” (Fuente: Ted.com)