Tag : conciliacion

post image

ROSER IRANZO: UN BUEN DIRECTIVO (A) ES UN MOTIVADOR Y ANIMADOR DE EQUIPOS

La presencia de la mujer en el mundo laboral está vinculada a su competitividad y a la reivindicación de su trabajo, en este contexto la Organización de las Naciones Unidas en el año 1975 estableció el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, para velar por sus derechos   en el tiempo de la Revolución Industrial.

Con la evolución del mercado y el desarrollo de nuevos puestos de trabajo, la mujer ha mantenido su capacidad de adaptarse a los cambios, ha invertido más tiempo en su formación profesional, haciéndose más competitiva, logrando subir peldaños en las empresas hasta asumir funciones en áreas estratégicas como la dirección.

En Educa-training, apoyamos la competitividad de la mujer, y nos sumamos a la celebración de su día, compartiendo una entrevista a Roser Iranzo, General Manager de Sogimair S.A, quien comparte su visión del liderazgo femenino en la empresa.

“La competencia se demuestra día a día,  y el resultado llega por sí  solo”

La experiencia profesional de Roser inicia en 1982, en la empresa familiar Sogimair S.A, especializados en aire comprimido y refrigeración industrial. Venta y servicio de mantenimiento de compresores de aire y equipos de refrigeración industrial. Ingeniería e instalaciones.

En el año 93 asume la dirección general de la compañía y su plan de expansión nacional, gestionando la central, delegaciones propias en varias ciudades de España, y la red de distribuidores. Con 180 empleados de diferentes áreas y un volumen de facturación de 15 millones de Euros.

Desde 2013, se ha desempeñado como General Manager de la empresa, luego de ser adquirida por un grupo multinacional del sector.

Liderazgo y estrategia

El cumplimiento de los objetivos está determinado por la estrategia, al conocer los retos profesionales de Roser, relacionados con la expansión y crecimiento de  Sogimair S.A  y gestión de la empresa en tiempos de crisis. Explica que “una exhaustiva planificación, con un gran convencimiento de que es la mejor estrategia y haciendo participe a tu equipo”. Son las claves con las que ha ejecutado sus estrategias.ROSER

Ha mencionado que uno de sus retos ha sido la gestión de la empresa en tiempos de crisis ¿Cómo en un contexto adverso pudo mantener la compañía evitando las afectaciones de la crisis? “Se trató en su momento de convertir un modelo de gestión de una empresa familiar a un entorno de Multinacional y a la vez todo este proceso en plena crisis económica: El éxito fue una confirmación de que todo el modelo de gestión anterior, liderazgo, confianza, proximidad respeto e implicación es la clave, y nos permitió que todos juntos pudiésemos superar esta difícil etapa”.

De la estrategia pasamos al liderazgo, definido por Roser “como algo innato, cuya finalidad es que tu equipo haga y sienta suyo el proyecto empresarial como tú misma”.

Al indagar sobre el estilo de liderazgo con el cuál se siente identificada, afirma: “me identifico con  la proximidad al empleado sea directivo (a) o no, convencer y no imponer, compartir, escuchar. La imposición tiene poco recorrido”.

Cree que se puede ser líder en el día a día de la empresa: “con mucho esfuerzo, constancia, mucho respeto al empleado y trabajo.”

Convertir los retos en oportunidades de crecimiento

Actualmente la competitividad juega un papel muy importe en el mundo empresarial, por lo que le preguntamos ¿Cómo cree que la mujer puede ser más competente en su trabajo? A lo que responde: “no creo que hay ni deba haber formas o formulas, la competencia se demuestra día a día,  y el resultado llega por sí solo.

Al hablar de eficiencia y de hacer las cosas bien, Roser nos cuenta que “creer en el proyecto, ilusionarte día a día, mucha dedicación que siempre supone un sacrificio, perseverancia y capacidad de ilusionar al resto, son las acciones que ha llevado a cabo para ocupar con éxito cargos directivos. Al afirmar: “Un buen directivo (a) es un motivador y animador de equipos.”

Una misión que se puede lograr: conciliar la vida familiar y profesional

Al preguntarle sobre las mujeres exitosas, nos comenta que admira a las mujeres que están capacitadas y seguras de sí mismas en el aspecto profesional y dejan a un lado  el estar todos los días comparándose con profesionales masculinos. Sobre la conciliación de la mujer con la vida profesional, dice: “por supuesto que no es fácil para una mujer conciliar la vida familiar y profesional, apostar por tu carrera profesional siempre implica alguna renuncia y sacrificio, no existe ninguna fórmula mágica”.

Al hablar de la vida familiar, Roser nos cuenta que está casada y tiene una hija de 28 años, al tiempo que relata con orgullo: “haciendo verdaderos malabarismos no me perdí ninguna reunión de padres, o cualquier otro evento relacionada con ella,  viendo a mi hija hoy en día pienso: pues lo has hecho bien, pero cuando digo malabarismos, no lo digo con pesar al contrario, lo digo con satisfacción de haberlo conseguido.11665585_10207274674093586_6661007492557184000_n

Al igual que hay tiempo para la vida en familia, también hay un espacio para pasarlo bien, una de las formas de hacerlo es disfrutando de mar, pues se confianza “mediterránea y una enamorada del mar”, siendo sus lugares de desconexión Ibiza y Formentera.

Finalizamos la conversación indagando sobre los aprendizajes que ha obtenido de su experiencia profesional, a lo que responde: “han sido muchos y variados, los que más me han marcado ha sido el gestionar una compañía en época de crisis y la integración del personal de una empresa familiar a una compañía multinacional, con el gran cambio de modelo de gestión que esto representa en una empresa familiar con más de 50 años de vida en el sector.  Por último comparte su máxima de vida: “Puedo porque creo y estoy convencida que puedo”.

En Educa-training, apoyamos el liderazgo de la mujer en la empresa y en todos los  ámbitos de la sociedad. Creemos en el liderazgo y empoderamiento, a través de la formación, por lo que hemos desarrollado una formación a la medida para empresas, que permita potenciar las habilidades directivas de sus equipos, con una visión estratégica y el acompañamiento de un partner.

Por:

Gerali Rodríguez M 

Marketing Trainee  Educa-training

post image

Por qué un cliente es como un(a) suegro(a) Parte II

Por: Alejandro González

Gracias a la primera parte de este post, conocimos las similitudes entre clientes y suegros(as). Pues bien, ahora es el turno de entender cómo estas semejanzas pueden ayudarnos a tener mejores relaciones con clientes (y de paso con la familia política):

El secreto consiste en tratar de agradar y conquistar a un cliente como lo harías con los progenitores de tu pareja:

– Roma no se conquistó en una hora, muéstrate siempre empático y paciente, el tiempo juega a tu favor. Demuestra cariño, respeto y atención por aquello que os une, ya sean servicios o personas.

– Agarra tanta confianza como te otorguen, si es posible algo menos y desde luego NUNCA más. Permanece vigilante a este respecto, en ocasiones determinadas muestras de confianza son pruebas para tratar de predecir futuras conductas inconvenientes.

– Cuenta con la existencia de los recuerdos de homólogos previos y muéstrate como una persona de referencia y de confianza. Has de demostrar que no hay nadie mejor que tú: sé formal, atento, cordial y solícito.

–  Si surge cualquier dificultad actúa velozmente en su solución, maximiza la atención y transparencia sobre el proceso.

– Hazles saber que jugáis en el mismo equipo y que tenéis los mismos objetivos finales. Hazle saber que estás de su parte, como un facilitador de su voluntad y sé comprensivo cuando no puedas darle gusto.

La empatía es tu baza más importante: métete en la cabeza de tu cliente-suegro(a). El cliente-suegro (a) desea esencialmente que todo vaya bien, que exista transparencia y buen hacer. Por ello, evita con tu cliente todo lo que evitarías con tu suegro/a (especialmente en los inicios de vuestra relación):

– Evita dar más información de la que debes sobre los procesos internos. Sé discreto, tanto con la información que das como con la que pides. Pedir y/o dar más información de la debida, puede jugar en tu contra.

– No ocultes los errores importantes: dáselos a conocer temprano y preferiblemente junto con la solución a los mismos.

– No todos los clientes-suegros (as) son iguales, en ocasiones la escasez de interacciones juega más a tu favor que un exceso en de las mismas.

Esta relación de semejanzas es sólo una analogía del día a día que nos sirve para comprender de otra manera las relaciones entre cliente y proveedor. Para entenderlas y trabajarlas adecuada y sistemáticamente es imprescindible disponer de un entrenamiento destrezas y conocimientos al respecto. Desde Educa-training somos expertos en procesos de calidad en la atención al cliente y ayudamos a muchos de nuestros colaboradores a mejorar el día a día con sus colaboradores.

Si deseas que te ayudemos, no dudes en contactarnos a través de info@educa-training.com o del siguiente formulario (Clic Formulario)

Descubre más sobre la relación cliente-suegro en la primera parte de este post.

post image

Empresa Familiarmente Responsable ¿Quién gana?

Existen encuestas que indican que el 86% de los encuestados creen que la conciliación es un factor motivacional y que aumenta el compromiso de los empleados, mejorando la productividad y la eficiencia de las empresas.

Una empresa familiarmente responsable (EFR) es aquella que facilita a sus trabajadores conciliar vida personal y profesional.

Estas empresas no sólo se limitan a cumplir con las obligaciones legales vigentes, si no que  integran voluntariamente en sus procedimientos, las  preocupaciones sociales, laborales, ambientales y de respeto a los derechos humanos de sus empleados.

La Fundación Más Familia, mediante su certificado EFR, acredita a estas empresas que apuestan por la conciliación y que implantan una nueva cultura socio laboral basada en la flexibilidad, el respeto y el compromiso muto.

Las empresas, después de analizar las necesidades y las expectativas de los empleados podrá determinar la política de actuación de la empresa, en la que podemos distinguir estos grandes bloques:

  • Calidad en el empleo: beneficios sociales, cultura y ocio, salud y bienestar…
  • Flexibilidad temporal y espacial: horarios, excedencias, permisos retribuidos…
  • Apoyo a la familia: maternidad, paternidad, hijos, dependientes…
  • Desarrollo profesional: formación en empresa y promoción interna.
  • Igualdad de oportunidades: género, discapacidad, edad, raza/nacionalidad

En una empresa familiarmente responsable ¿quién gana?

Las ventajas son múltiples tanto para los empleados como para las empresas, como por ejemplo:

EMPLEADOS

  • Mayor satisfacción interna por la conciliación de la vida laboral, familiar y personal.
  • Trabajar en un entorno más “natural” y de forma más comprometida.
  • Mayor estabilidad laboral y mayor equilibrio emocional y familiar.
  • Mejora de la autoestima.
  • Reducción de estrés.

EMPRESA

  • Mayor grado de compromiso en el desarrollo profesional en la empresa.
  • Reducción de costos derivados de la rotación y bajas laborales del personal.
  • Mejora del liderazgo, de la comunicación, de la responsabilidad y la estrategia  empresarial.
  • Incremento de la competitividad empresarial.

Desde el grupo Educa-System, EFR desde el año 2012, os animamos a seguir estas buenas prácticas de conciliación y así poder facilitar el equilibro entre todas las facetas de nuestra vida. Desde Educa-training podemos ayudar a tu empresa en la elaboración de la política organizacional en materia de conciliación y responsabilidad social corporativa.

Más formación para optimizar el tiempo de trabajo

formación, elearning, blended learningEsta semana se celebra en Madrid el VII Congreso Nacional para la Racionalización de los horarios españoles, en el que, un año más, se discute sobre las razones por las que España es uno de los países de la eurozona en el que más horas se trabajan y, sin embargo, no se sitúa entre los más productivos del continente.  No en vano, este Congreso lleva como lema  “Horarios, flexibilidad y productividad”, que es, a fin de cuentas, el fondo de toda la cuestión.

Y es que, llegar a tener horarios racionales, que permitan la conciliación de vida laboral, personal y familiar, se conseguirá, en primer lugar, demostrando que la producción no siempre depende del tiempo que se invierte en el trabajo, sino, a menudo, de que este se aproveche. Una vez demostrada esta máxima, será más fácil convencer a directivos y empresarios de que 35 o 40 horas semanales, bien administradas, son más que suficientes para el desarrollo competente, y competitivo, de la actividad profesional.

Para eso, sin embargo, será necesario avanzar, por una parte, en la concienciación de quienes dirigen las empresas, y, por otra de quienes trabajan bajo su dirección. En todo ello, es clave la formación. Gracias a una formación adecuada, puede ayudarse a los profesionales a optimizar su tiempo de trabajo, sea cual sea su sector o su área de actividad. Si esta formación se imparte no sólo al staff, sino también en niveles directivos, se obtendrá un resultado doble: mayor rentabilidad y productividad, y mayor concienciación de todos, de la necesidad, por una parte, de ser más eficientes, y por otra, de contar con más horas al día para reponer fuerzas y dedicar tiempo a otras actividades no profesionales.

En ese sentido, cabe recordar que, pese a la opinión de muchos directivos, el tiempo que se dedica al ocio, la familia y el cuidado personal, no es improductivo sino todo lo contrario. En la medida en que los profesionales tengan tiempo para cubrir sus necesidades personales y familiares, podrán dedicar su jornada laboral a trabajar, y no a solucionar los distintos problemas que les genera tener horarios irracionales.

Dedicar el tiempo y espacio que requiere cada parcela vital, mejora la propia vida, y todo lo que de ella derive, incluído el trabajo. Prepararse y formarse para ello, es sólo el primer paso.

Formación para trabajar en casa

Las necesidades de las empresas, pero también de las personas que trabajan en ellas, son cambiantes y evolucionan con los tiempos. Las palabras flexibilidad y productividad, por un lado, y los conceptos de null o de satisfacción, por el otro, están ya a la orden del día y responden a los requirimientos de unos y otros. Hacer posible que aumente la eficiencia y al mismo tiempo se ofrezcan opciones “a la medida” para el trabajo, ya no es una quimera, gracias, entre otras cosas, a las nuevas tecnologías. De este modo, modalidades como el teletrabajo, ya se están adoptando en combinación con la presencia física, en multitud de empresas, que permiten así más libertad de horarios a sus empleados, sin que esto vaya en detrimento de su productividad.

Así lo recuerdan efemérides como el día de la oficina en casa, que se celebra cada 22 de junio, desde 2011, de la mano de distintas organizaciones.Y no es casualidad: algunas fuentes indican que en Europa, hasta un 40% de los trabajadores estaría dispuesto a trabajar desde casa si se lo permitieran. A pesar de ello, en el viejo continente el teletrabajo es todavía una práctica en implantación, no tan consolidada como en Estados Unidos, donde lo practica el 25% de la población. En Europa, Holanda encabeza el ranking con el 26%, muy por delante de países como España, donde es una opción utilizada sólo por el 5% de la población, a la cola en este hábito junto a Francia, Italia y Grecia.

Pero ¿estamos todos preparados para el teletrabajo? Sin duda, no. Por eso, y de cara a extender esta práctica, es necesario avanzar, primero en una actitud que haga del teletrabajo una práctica óptima: disciplina, orden, responsabilidad y proactividad. Por otro lado, es importante dotar a los profesionales de los conocimientos necesarios para el uso adecuado de las nuevas tecnologías, imprescindibles para un teletrabajo efectivo. En ambas tareas, la formación se constituye como una herramienta básica e insustituible, sea para ayudar a empresas y profesionales en el aprendizaje del uso y manejo de entornos virtuales, o en la adquisición de habilidades personales como las ya citadas.

post image

Cómo conciliar y no morir en el intento

A nadie se le escapa que la jornada se hace cada día más difícil. Las distancias, la presión laboral, los continuos cambios y los imprevistos convierten el día a día en un juego de malabares. Si, además, algún día decidiste formarte, tu vida se habrá convertido en una carrera constante en la que predomina la sensación de no llegar nunca a tiempo a nada, dejar todas las tareas incompletas, no acabar nunca de solucionar problemas y sobre todo, preguntarse ¿pero cómo lo hacen los demás?

Sirva de consuelo que nadie es perfecto y nuestros problemas, sean cuáles sean, son mucho más comunes de lo que, a priori, nos parece. En cualquier caso, y aunque no sea la solución definitiva, vayan por delante algunos de los consejos que recomiendan los expertos en management:

  • No satures tu agenda de tareas:  realizar un cronograma por horas puede ser útil para estructurarse mentalmente pero programar muchas tareas no es garantía de que vayan a ejecutarse finalmente; los imprevistos, que surgen siempre, impiden cumplirlas todas, sobre todo si son muchas, y desde luego, hacen muy difícil realizarlas en orden y duración fijado inicialmente. Se realista, programa menos tareas, se flexible y no te castigues si no llegas a todas, ¡al menos lo intentaste!
  • Prioriza: fácil de decir y difícil de hacer, pero es necesario. Diferencia lo que es urgente de lo que puede esperar y pondéralo también con su nivel de importancia. El síndrome de la respuesta inmediata lleva a menudo a relegar tareas importantes o realmente urgentes, por dejar cerrados de inmediato temas que en realidad son secundarios. No todo puede ser igual de importante y urgente ¡prioriza!
  • Aprende a decir no: vivimos en la cultura de la asertividad, en la que parece que sólo hay opción para el sí. Sin embargo, un no a tiempo permitirá dar muchos más síes que lo contrario. Identifica aquello o aquellos que pueden hacerte perder tiempo inútilmente y aprenda a decirles no. ¡Ganará muchos síes!
  • Ordena: el caos no es un buen medio para optimizar el tiempo y ser efectivos. Pon orden en tus procesos de trabajo, en la organización de tu tiempo y hasta en la forma en que dispones tu escritorio ¡sí, también el de tu ordenador!
  • Aprovecha la tecnología: para muchos, invertir tiempo en aprender a usar la tecnología y utilizarla es una pérdida de tiempo. Sin embargo, la mayor pérdida de tiempo es no aprender a usar la tecnología en nuestro favor: agenda, alertas, carpetas compartidas, herramientas de gestión, son muchas las aplicaciones que pueden simplificar nuestro día a día y ahorrarnos mucho tiempo. Invierte tu tiempo en tecnología ¡y lo ganarás para otras cosas!
  • … pero no te pases: la tecnología es especialmente propensa a crear pequeñas adicciones y a dilatar el tiempo de uso, distrayéndonos de lo realmente importante. Se trata de que utilices la tecnología, no de que la tecnología te utilice…
  • Asume que todo no siempre será perfecto: la perfección es imperfecta, y la imperfección, perfecta, ya lo dice la filosofía oriental. Asume que no siempre podrás hacerlo todo como lo imaginaste, tanto en plazos como en resultados. No te obsesiones con aprovechar cada minuto de tu tiempo y dedica más tiempo a evaluar, a toro pasado, qué errores has cometido y cómo correjirlos en el futuro. ¡Será perfecto!

Nota: artículo basado en Need work-life balance? 7 tips

Conciliar, también con la formación

La conciliación entre vida profesional y familiar es un asunto que preocupa cada vez más a las organizaciones. No en vano, se ha demostrado que las empresas que más y mejor concilian cuentan con los equipos de personas más satisfechos y más productivos. Y es que más horas de trabajo no equivalen siempre a mayor producción, como aclaran estudios recientes sobre productividad, de ahí que más que centrarse en trabajar muchas horas, conviene encontrar fórmulas para optimizar su uso.

Por este motivo y con el fin de promocionar la conciliación, varias empresas, asociaciones y entidades públicas han propuesto celebrar el “día de la oficina en casa” el 22 de junio. Para divulgar la idea se ha creado una web en la que, además de promocionar la iniciativa, se ofrecen herramientas para facilitar el trabajo a distancia y calcular el ahorro que supondría esta alternativa tanto para las empresas como para trabajadores. El día de la oficina en casa está presente, además, en redes sociales como facebook, twitter y Linkedin, en los que también se desgranan las ventajas que puede suponer la combinación de trabajo presencial y teletrabajo.

Las organizaciones promotoras del “día de la oficina en casa” señalan que trabajar desde casa ahorraría a cada trabajador 216 horas, que son las que cada uno invierte, de media, en desplazamientos en todo el año. Además, se ha calculado que una empresa podría ahorrar una media de 1.200 euros por empleado y año si flexibilizara horarios y lugar de trabajo.

En el ámbito de la formación para empresa, se abre también un interesante campo con la conciliación. De hecho, si se adoptaran más medidas de horarios flexibles, las empresas podrían ofrecer a los empleados la posibilidad de recibir la formación desde su casa, vía online con elearning, o en formatos mixtos como el blended learning. Por una parte, la empresa ahorraría costes de mantenimiento y energía; y por otra, ayudarían a sus empleados a conciliar mejor, lo que, como ya se ha comentado aquí, favorece también su satisfacción. De este modo, además, se sumaría un factor más de retención a la formación, que en sí misma, es también un valor positivo para conservar talento.

¿Influye el tipo de jornada en la productividad?

Ahora que se acerca el verano, en muchas empresas empieza el periodo en el que cambia el régimen de horarios y se establece, hasta septiembre, la jornada continua. Precisamente esta semana, investigadores de la Universidad de Zaragoza publicaban un estudio según el cual la jornada continua permite aumentar en un 5% la productividad.

Se abre pues, el debate, como cada año: ¿es más productiva una jornada continuada? ¿o es más productivo partir la jornada en dos periodos? Aunque existan opiniones para todos los gustos, lo cierto es que en España sigue predominando la jornada partida. Prueba de ello es que la OCDE sitúa a España como uno de los países en los que más horas se trabajan, sólo superado por países como Austria y Portugal, y muy lejos de países como Alemania. Sin embargo, ¿supone esto un plus para la productividad del país?  Si nos atenemos a las cifras de producto interior bruto o de crecimiento, salta a la vista que no.

Es obvio que aún quedan cosas por mejorar en la cultura empresarial y laboral española, y una de ellas es claramente el rendimiento productivo. Quizás no sea más que una cuestión de gestión, organización, o de mentalidad. En cualquiera de estos casos es posible incidir en el cambio, por ejemplo a través de la formación, tanto entre los profesionales, como entre sus directivos. Mejorar el aprovechamiento del tiempo podría propiciar cambios en los horarios y un mejor reparto de vida laboral y personal, tan demandado hoy en día. Para más inri, se ha demostrado que las empresas  que mejor concilian, son también las que mejor retienen a sus profesionales, al tenerlos más satisfechos y estos pasan a ser, por ambos motivos, mucho más productivos.

Las próximas semanas pueden ser una prueba real y una respuesta a todas estas preguntas e hipótesis. A tenor del cambio de jornada, muchas empresas podrían comparar la productividad de sus trabajadores en este periodo, frente a la obtenida en periodos con jornada partida. Se demuestre o no que la jornada continua es más productiva, merece la pena reflexionar sobre ello y sobre todo pensar por qué nuestros horarios prolongados no repercuten en una mayor productividad.

En realidad, en el exterior, nos observan y ya se lo preguntan …

 

Madre y trabajadora, una mirada en corto

Este año y sin que sirva de precedente hasta el 2034, según el calendario lunar, coinciden el 1º de mayo, día del trabajador, y el primer domingo de ese mes, fecha en la que en España se celebra el día de la madre. De modo que no podíamos dejar escapar la ocasión para celebrar desde aquí ambos días en sintonía.

Desde que la mujer se incorporó de pleno derecho al mundo laboral se ha avanzado considerablemente en las leyes a favor de la conciliación y de protección de la maternidad. Sin embargo, aún queda por recorrer ya que la realidad es tozuda y no se pueden cambiar de un plumazo miles de años de un orden social determinado, prejuicios y hábitos adquiridos.

Y como muestra del día a día de la madre trabajadora, baste un botón, un pequeño corto presentado en 2010 en el Festival Cine y Trabajo, sección paralela del Festival Aragonés Cine y Mujer. A través del mismo puede entenderse, de un modo rápido, los retos a los que se enfrenta la mujer que además de trabajo, tiene familia y viceversa: horarios, desarrollo profesional, jefes, equipos, niños, horarios, niños, horarios … ¡Feliz día de la madre!

 

¿Es la maternidad una barrera a la formación?

Ante la proximidad del día de la madre retomamos un informe, publicado algunos meses atrás, que coloca la maternidad como una posible barrera a la formación de postgrado para las mujeres. Según este informe el número de mujeres matriculadas en másters en Cataluña es menor que el de hombres a pesar de que la mujer ya ha superado al hombre en número de licenciaturas. En números redondos, las mujeres representan sólo un 25% de quienes se examinan para entrar a un MBA, un porcentaje inferior al registrado en otros países como Reino Unido, Italia, Francia, Alemania y Estados Unidos.

Una de las hipótesis para explicar esta desproporción es el llamado “techo de cemento“: la mujer se estaría anticipando a una realidad, que los sueldos de las mujeres siguen siendo inferiores a los de los hombres en cargos directivos. Es decir, estaría renunciando a ampliar su formación ya que no tiene la certeza de que redundará en un mayor sueldo o una mayor posición, circunstancia esta bautizada como “techo de cristal”.

Pero otra de las hipótesis, que es la que nos interesa hoy, apunta a una diferencia en las prioridades de hombres y mujeres con edades superiores a los 30 años, es decir, en edad fértil pero con una limitación temporal más acuciante para ellas que para ellos. De esta forma, es posible que muchas mujeres prefieran centrarse durante esos años en vivir su maternidad, antes de que, por cuestiones biológicas, les resulte imposible. El precio sería renunciar, entre otras cosas, a una formación de postgrado.

Hasta el momento siempre se ha considerado que la maternidad estaba siendo una barrera psicológica y real para el desarrollo profesional de las mujeres. Por una parte, porque les empuja a dejar su trabajo o solicitar excedencias y reducciones de jornada que terminan siendo un obstáculo para ascender. Y por otra, porque las circunstancias de la maternidad siguen siendo una dificultad añadida mientras el rol de la paternidad no se equipare en tiempo de dedicación y en consideración social.

Pero lo que no se había barajado es que la maternidad podía ser también un freno para la formación. A priori, podría parecer una situación nueva. Pero en realidad no debería tratarse de modo muy diferente al conflicto entre desarrollo profesional y maternidad.  Ambas requieren la puesta en marcha de políticas que favorezcan la conciliación, tanto desde la Administración, como desde las empresas. De este modo, la mujer no tendría que temer la maternidad como un ogro que se come sus expectativas profesionales.

Para ello necesitará, eso sí, la ayuda de todos. ¿Lo haremos?