Tag : habilidades-directivas

post image

Por qué un cliente es como un(a) suegro(a) Parte II

Por: Alejandro González

Gracias a la primera parte de este post, conocimos las similitudes entre clientes y suegros(as). Pues bien, ahora es el turno de entender cómo estas semejanzas pueden ayudarnos a tener mejores relaciones con clientes (y de paso con la familia política):

El secreto consiste en tratar de agradar y conquistar a un cliente como lo harías con los progenitores de tu pareja:

– Roma no se conquistó en una hora, muéstrate siempre empático y paciente, el tiempo juega a tu favor. Demuestra cariño, respeto y atención por aquello que os une, ya sean servicios o personas.

– Agarra tanta confianza como te otorguen, si es posible algo menos y desde luego NUNCA más. Permanece vigilante a este respecto, en ocasiones determinadas muestras de confianza son pruebas para tratar de predecir futuras conductas inconvenientes.

– Cuenta con la existencia de los recuerdos de homólogos previos y muéstrate como una persona de referencia y de confianza. Has de demostrar que no hay nadie mejor que tú: sé formal, atento, cordial y solícito.

–  Si surge cualquier dificultad actúa velozmente en su solución, maximiza la atención y transparencia sobre el proceso.

– Hazles saber que jugáis en el mismo equipo y que tenéis los mismos objetivos finales. Hazle saber que estás de su parte, como un facilitador de su voluntad y sé comprensivo cuando no puedas darle gusto.

La empatía es tu baza más importante: métete en la cabeza de tu cliente-suegro(a). El cliente-suegro (a) desea esencialmente que todo vaya bien, que exista transparencia y buen hacer. Por ello, evita con tu cliente todo lo que evitarías con tu suegro/a (especialmente en los inicios de vuestra relación):

– Evita dar más información de la que debes sobre los procesos internos. Sé discreto, tanto con la información que das como con la que pides. Pedir y/o dar más información de la debida, puede jugar en tu contra.

– No ocultes los errores importantes: dáselos a conocer temprano y preferiblemente junto con la solución a los mismos.

– No todos los clientes-suegros (as) son iguales, en ocasiones la escasez de interacciones juega más a tu favor que un exceso en de las mismas.

Esta relación de semejanzas es sólo una analogía del día a día que nos sirve para comprender de otra manera las relaciones entre cliente y proveedor. Para entenderlas y trabajarlas adecuada y sistemáticamente es imprescindible disponer de un entrenamiento destrezas y conocimientos al respecto. Desde Educa-training somos expertos en procesos de calidad en la atención al cliente y ayudamos a muchos de nuestros colaboradores a mejorar el día a día con sus colaboradores.

Si deseas que te ayudemos, no dudes en contactarnos a través de info@educa-training.com o del siguiente formulario (Clic Formulario)

Descubre más sobre la relación cliente-suegro en la primera parte de este post.

post image

La Universidad de “NEIN” – Asertividad

Por: Alejandro González Gómez 

En el campo del coaching-management siempre ha habido un lugar destacado para la gestión de lo que se dice y cómo se dice en el campo. Lo que algunas denominan asertividad. Consiste en poseer la habilidad de tener la habilidad de desarrollar un planteamiento comunicativo que permita dar información buena, mala y regular de manera que surta el mejor efecto posible.

Uno de los aspectos clásicos a trabajar en el ámbito de la asertividad laboral ha sido la dificultad para dar información negativa desde los mandos al personal a cargo. Con sinceridad, tener que decir que no a una persona a la que se lidera es complicado. Además, en no pocas ocasiones esta dificultad se ve agravada por el hecho de que se está en desacuerdo personal con aquellas noticias que han de darse. La mala gestión de la comunicación negativa provoca en nuestro día a día grandes malos entendidos, conflictos y situaciones muy tensas y beligerantes entre miembros de una misma organización.

Pues bien, parece que, presionados por los últimos periodos de depresión económica, estas habilidades de transmisión de información negativa han florecido por doquier. Quisiéranlo o no aquellos que necesitaban más apoyo para decir no, hasta aquí, hasta hoy, etc. se han graduado en la universidad del NEIN con el patrocinio apabullante del no queda otra. No obstante, este graduado dista mucho de ser con honores. Decir no, lo dicen, pero el diploma esta cuajado de sellos de distintas entidades: Argument, MissUnderstood y BurnOut.

Es cierto que la crisis ha hecho que los que no querían caldo tomaran más de tres tazas y que hay quien pasó de recostarse en colchones de plumas al frío gres. Pero, por más que nos resistiéramos había que acomodarse a esas nuevas situaciones. Así, ya que te tienes que tragar el caldo y/o acomodarse en el suelo, siempre se agradece que esté lo más tibio posible y poder contar con una sábana de franela. El problema radica en que la comunicación de estos cambios ha hecho que, en no pocas ocasiones, el caldo se mostrara y sintiera como refrigerado y el gres como catre de faquir.

Para paliar estas situaciones, las empresas de formación en habilidades, como Educa-training, diseñaron planes de formación específicos o incluyeron en otros planes más amplios el desarrollo de la habilidad de DECIR NO. Con estos planes, los participantes veían disolverse las dificultades comunicativas y eran capaces de expresar sus necesidades de manera que se sentían que el esfuerzo informativo mejoraba en efectividad en todos los niveles de la compañía. Con ello, las tensiones y conflictos se minimizan y el clima laboral mejora visiblemente.

Mira la segunda parte del post en este enlace

 

Formar directivos en competencias emocionales para superar la crisis

Según un estudio reciente, un 90% de los directivos son cortoplacistas y la mayoría se orientan más a los resultados que a las personas, por lo que desarrollan poco o nada las habilidades de comunicación o de trabajo en equipo. De ahí que algunas compañías, hasta un 62% de las que conforman el IBEX-35, crean que son necesarios cambios profundos en el perfil de sus directivos sobre todo cuando todo apunta a que el valor diferencial y por lo tanto competitivo de las empresas está cada día más en sus personas. …es más, esas empresas empiezan a percibir que esos cambios son urgentes, porque solo con ellos será posible aguantar la actual crisis económica.

Estos son algunos de los datos que manejaron  Michael José Belzunce, IgnacioDanvila del Valle y Francisco J. Martínez-López para la redacción de la “Guía de competencias emocionales para directivos“, su última obra publicada a través de la Editorial ESIC. En la misma  no sólo desgranan las competencias emocionales más necesarias para dirigir en tiempos de crisis sino que destacan aquellas de las que carece la mayoría de los directivos españoles.

Entre estas últimas resaltan la innovación y la adaptabilidad, dos características fundamentales en periodos de incertidumbre como el actual. Y es que, según los autores, son habilidades que no se enseñan en los ciclos universitarios o de postgrado. Por lo tanto es una formación que deberán adquirir de otra forma y lo antes posible, para enfrentarse a los retos de una economía tambaleante e inestable. Al final, los autores vuelven sobre los principios básicos del management moderno, cada vez más centrado en la persona, ese capital que marcará la diferencia entre las empresas que se mantendrán en la arena, y las que verán pasar las tardes desde la barrera, o lo que es peor, el desolladero…