Tag : management

Damos la bienvenida a la franquicia # 7 en España

Franquicia 7

Algunos de los miebros del equipo – Grupo Educa-system

El pasado 10 de Abril, después de una intensiva formación en nuestra sede de Barcelona, inició actividad la franquicia número 7 de Educa-training. Xavier Cumellas, liderará la franquicia en la zona de Sant Cugat del Vallès, sumándose a la red formada por las franquicias de Mallorca, Vigo, Pontevedra, Valencia, Cantabria, Murcia y Granollers.

Educa-training, forma parte del  Grupo Educa-System, pioneros en clases particulares a domicilio y líderes en formación en empresas.  Con esta nueva franquicia más las sedes de Barcelona y Madrid, Educa-training demuestra su compromiso con la formación continua de las empresas en España.

El modelo de franquicia de Educa-training,  también se expande a nivel internacional con las Master franquicias de Colombia, y Florida (EEUU), se caracteriza por ofrecer a sus clientes, formación a empresas ‘BtoB’, clases de idiomas en empresa, informática y habilidades en las modalidades presenciales, formación on-line, clases live y telefónicas.

Desde www.formacionenempresa.com damos la bienvenida al nuevo franquiciado.

post image

La Universidad de “NEIN” – Asertividad

Por: Alejandro González Gómez 

En el campo del coaching-management siempre ha habido un lugar destacado para la gestión de lo que se dice y cómo se dice en el campo. Lo que algunas denominan asertividad. Consiste en poseer la habilidad de tener la habilidad de desarrollar un planteamiento comunicativo que permita dar información buena, mala y regular de manera que surta el mejor efecto posible.

Uno de los aspectos clásicos a trabajar en el ámbito de la asertividad laboral ha sido la dificultad para dar información negativa desde los mandos al personal a cargo. Con sinceridad, tener que decir que no a una persona a la que se lidera es complicado. Además, en no pocas ocasiones esta dificultad se ve agravada por el hecho de que se está en desacuerdo personal con aquellas noticias que han de darse. La mala gestión de la comunicación negativa provoca en nuestro día a día grandes malos entendidos, conflictos y situaciones muy tensas y beligerantes entre miembros de una misma organización.

Pues bien, parece que, presionados por los últimos periodos de depresión económica, estas habilidades de transmisión de información negativa han florecido por doquier. Quisiéranlo o no aquellos que necesitaban más apoyo para decir no, hasta aquí, hasta hoy, etc. se han graduado en la universidad del NEIN con el patrocinio apabullante del no queda otra. No obstante, este graduado dista mucho de ser con honores. Decir no, lo dicen, pero el diploma esta cuajado de sellos de distintas entidades: Argument, MissUnderstood y BurnOut.

Es cierto que la crisis ha hecho que los que no querían caldo tomaran más de tres tazas y que hay quien pasó de recostarse en colchones de plumas al frío gres. Pero, por más que nos resistiéramos había que acomodarse a esas nuevas situaciones. Así, ya que te tienes que tragar el caldo y/o acomodarse en el suelo, siempre se agradece que esté lo más tibio posible y poder contar con una sábana de franela. El problema radica en que la comunicación de estos cambios ha hecho que, en no pocas ocasiones, el caldo se mostrara y sintiera como refrigerado y el gres como catre de faquir.

Para paliar estas situaciones, las empresas de formación en habilidades, como Educa-training, diseñaron planes de formación específicos o incluyeron en otros planes más amplios el desarrollo de la habilidad de DECIR NO. Con estos planes, los participantes veían disolverse las dificultades comunicativas y eran capaces de expresar sus necesidades de manera que se sentían que el esfuerzo informativo mejoraba en efectividad en todos los niveles de la compañía. Con ello, las tensiones y conflictos se minimizan y el clima laboral mejora visiblemente.

Mira la segunda parte del post en este enlace

 

post image

Un universo de posibilidades

Educa-training

Formación en empresa

Por: Sebastián Triviére-Casanovas

La complejidad del universo parece que supera la imaginación. ¿Cuantas galaxias, planetas (¿habitables?), estrellas…nos envuelven? ¿Centenares, miles, millones ?Incluso parece que más pasa el tiempo, más crece este “universo” de posibilidades.

Aunque que existan desde la antropología, la psicología, el management y otras ciencias que tienen explicaciones para todo (o casi), la complejidad del universo no es más que una réplica de la complejidad humana. Un espejo que la humanidad.

Desde Fayol, Taylor, Maslow, McGregor, Mintsberg, Drucker, Goleman hemos tenido diferentes enfoques de “gestión de personas”, de “factores de motivación”, de “capacitación, formación, adiestramiento”; eso sí, todos ha evolucionado hacia más complejidad. De lo básico hacia lo más complejo. De La persona como robot hasta la persona como universo. Por mi parte pienso que la complejidad de los factores a tener en cuenta para el Training, apenas empieza a emerger. Estamos contemplando el universo de las personas, como contemplábamos el universo del cielo hace 1000 años.

Hablando de nuestro entorno (sin olvidar otras sociedades que todavía no han dado este paso) Hemos pasado para motivar a las personas, del látigo al (querer) escuchar las personas que trabajan con nosotros. ¡Que paso hemos dado! ¿En cuántos años?…

Lo que queda por descubrir es inmenso. Cuando lleguemos a ello, tendremos la sensación de haber dado un paso de gigante respecto a cómo lo hacíamos entonces (ahora). Nuestro management de hoy nos parecerá como el de Neandertal, con sus managers de Atapuerca!!!

Pienso que no hay una matriz, una regla, una norma, para “gestionar”, “manejar”, “formar”, las personas. Son reglas de actitud más que de gestión. Actitudes reales en las que uno aplica porque cree en ellas, no porque le han explicado cómo hacerlo. Actitud de real apertura, actitud de real optimismo, actitud de real flexibilidad, actitud de real compromiso, actitud de real interés por los demás, actitud real de responsabilidad. Esa(s) actitud(es) del manager, son las que nos permitirán explorar mejor y más el universo de cada persona. Que esas personas puedan a través de nuestra actitud, sentirse ellas mismas, y expresar lo mejor de ellas mismas. Dentro del entorno profesional, afectando en cadena lo personal, en más y mejor.

Esta actitud optima, no se improvisa, no se aprende de repente por que se lee o se piensa que está “bien”. Si uno no ha tenido la suerte que, antes de su etapa de sociabilización, le ayudasen a desarrollar estas actitudes de generosidad humanista y responsable, podrá llegar a aprenderlas y metabolizarlas. Con ayuda técnica, emocional y comprometida. Añadiendo sobre todo su voluntad firme e inquebrantable de saber que es lo mejor para él y si quiere que haga parte de él.

Recomiendo a cada uno observar las diferentes actitudes que pueda tener, elegir las que más le hace sentirse bien, trabajar (más y mucho) para adquirirlas y hacerlas suyas. Hasta que a través de ellas pueda transmitir quien es.

Sebastián Triviére-Casanovas
Director General de Educa-training
Fundador del grupo Educa-system

post image

Cambio de esquemas: no sólo valgo, además ¡puedo!

Por Azahara Chamorro

Ya hemos hablado de la formación adecuada para impulsar el cambio con anterioridad y cómo ligada a una actitud positiva podemos dirigir nuestros esfuerzos al éxito para emprender. En un mundo global en el que el ámbito empresarial fluctúa y es en ocasiones muy volátil, una gestión dinámica del cambio es fundamental en toda organización.

Ulrich Beck, sociólogo alemán que ha desarrollado su trabajo sobre la denominada Sociedad del Riesgo, nos muestra una visión donde los riesgos sociales, políticos, económicos e industriales tienden cada vez más a escapar a las instituciones de control y protección de la sociedad industrial. El resultado es la sensación de incertidumbre que tenemos los individuos muy presente todos los días y el miedo que nos deja bloqueados frente a algunas situaciones.

Por eso, la formación es una poderosa herramienta con la que podemos armarnos y abrir nuevas vías de salida, porque precisamente la formación se encuentra en continua evolución y se adapta a las circunstancias reales de forma mucho más rápida que las estructuras tradicionales. Los sistemas educativos evolucionan también con el paso del tiempo y en estos momentos se plantea un cambio de paradigma dirigido hacia elementos como la colaboración, el crecimiento, la flexibilidad y la agilidad en la gestión del conocimiento y de las personas.

El educador y escritor británico Sir Ken Robinson es una figura pionera en este cambio de paradigma. Encabeza una corriente en la que el individuo crea su propio entorno y puede aprender factores como la creatividad y la innovación, que en muchas ocasiones creemos que son elementos con los que nacemos y no podemos hacer nada más al respecto. Siempre podemos aprender y podemos dar la bienvenida a estos elementos que pensamos ya no forman parte de nuestro presente.

La sociedad cambia y nosotros con ella, descubriendo nuevos retos que nos hacen crecer día a día en todos los aspectos y  el profesional ha de ser uno de ellos. La clave estará en saber cómo adaptarnos a los cambios y gestionarlos de manera que supongan una ventaja para nosotros. El cambio debe ser un factor de crecimiento para nosotros, no causa de miedo o reticencias.

El valor añadido de las modalidades de formación alternativas es una de esas ventajas, de la mano con las nuevas tecnologías como vías de alcanzar nuestros objetivos. Nuestros esquemas de formación se adaptan siempre a las necesidades de cada alumno con rigor y poniendo a su disposición nuestra experiencia y visión de futuro para conseguir sus logros. Siempre hacia adelante, porque nosotros siempre valemos.

 

post image

“Voy a mejorar, lo siento, me equivoqué”

Por Sergio Padró Pastor

Algunos piensan que la disculpa es síntoma de flaqueza, yo personalmente no estoy de acuerdo. Creo que es lícito cometer errores y poner todo por nuestra parte para corregir, rectificar y mejorar.

“Voy a mejorar, lo siento, me equivoqué”

formación, elearning, blended learningLa autocrítica siempre vista desde un punto de mejora nos ayudará más de lo que podemos imaginar para revertir las situaciones que sabemos o deberemos  cambiar.

En la vida política, en la económica, en la social y en la empresarial, creo que falta mucho por mejorar en ese sentido, y a veces sería tan sencillo como comenzar con un “voy  a mejorar, lo siento, me equivoqué”.

No es una cuestión relacionada con ser  directivo, mando intermedio o  tener otras funciones:  todos podemos equivocarnos, la solución es corregir y aprender humildemente  ya  que no siempre tendremos la razón. “No somos perfectos y eso no tiene precio”.

Por ejemplo, ayer mismo, solicité al departamento de administración que quería las cuentas de gastos revisadas y sin ningún matiz al respecto todo tenía que estar anotado en los libros contables, ¡¡no debía haber retrasos!! Una vez había solicitado este dato, me di cuenta de que en mi bandeja de entrada se habían quedado varias facturas de un proveedor del mes anterior  sin enviar a dicho departamento. Lo siento,  me equivoqué.

Es posible también que la disculpa se utilice sólo para salir del paso y no asumir o escuchar  lo que debamos  oír y cambiar. Ésto tampoco es admisible porque la fuerza de las palabras muchas veces se la lleva el viento y no debe ser así. Debemos ser rigurosos  con nosotros mismos para saber que las cosas que decimos tienen sentido y asumir la responsabilidad de lo que estas significan.

post image

Formación y gestión del tiempo: el círculo virtuoso

Las mayores preocupaciones a nivel profesional y en el ámbito de la empresa son la productividad y la correcta gestión del tiempo. Y no es casualidad: desde esta misma tribuna comentábamos recientemente un estudio que indicaba que el 55% de la jornada laboral en España es improductiva y sólo el 45% se dedica a tareas realmente rentables.

Diferenciar lo importante de lo urgente, evitar las pérdidas y los “ladrones” de tiempo, organizar la jornada laboral y optimizar la realización de tareas, saber delegar, empezar por las tareas más duras, no postergarlas… son algunos de los principios básicos para avanzar en la gestión del tiempo. No son secretos ocultos, ni grandes revelaciones, ya que figuran en todos los decálogos y libros sobre gestión del tiempo, y son, además, cuestiones de sentido común. Y sin embargo, a pesar de ser conocidos ¡nos sigue faltando tiempo!

Como en tantos ámbitos del aprendizaje, es necesario diferenciar la teoría de la práctica. Y en ese sentido, se hace necesario complementar toda la literatura de gestión a la que hayamos podido acceder, con una formación práctica en gestión del tiempo. Adquirir habilidades y aprender a aplicar técnicas eficaces en la gestión del tiempo requiere de una formación específica, y por supuesto ¡de invertir tiempo!

Y es que la paradoja de nuestros días es que, a menudo, decimos no tener tiempo para la formación, incluso para esa formación que nos ayudaría a optimizar el tiempo… Por eso, puede afirmarse que sin duda, formación y gestión del tiempo conforman un círculo virtuoso: al aplicarse la formación a esta materia, mejora la productividad, la eficacia y la eficiencia, obteniéndose así más tiempo para otras cuestiones, como, por ejemplo ¡más formación!.

En definitiva, y aunque suponga repetirse una vez más ¿no es hora de ponerse al día en lo que se refiere a gestión del tiempo? No mire el reloj, ¡póngase con ello ya!

El reto de extender la formación también a todas las pymes y micropymes

Recientemente, dábamos cuenta desde este blog de management y Recursos Humanos, sobre la inversión en formación que realizan las empresas en todo el mundo, y señalábamos que un 31% de las mismas la incrementará este año. También en otros posts, hemos abordado la inversión en formación realizada por las empresas, que el año pasado ascendía a 885 millones de euros. Finalmente, hemos analizado también la inversión en formación que se realiza null, que aportan, juntas, la mayor parte del PIB en España, y hete aquí que nos encontramos con una sustancial diferencia en su comportamiento frente a la formación.

Por ejemplo, si bien casi el 100% de las grandes empresas (más de 250 empleados) aprovechan los créditos de formación bonificada a los que tienen acceso a través de la fundación tripartita, sólo el 58% de las pymes (de 10 a 249 empleados) y el 25% de las micropymes  (de 1 a 9 trabajadores), hacen lo propio. La pregunta es, ¿qué ocurre con las pymes y las micropymes? ¿porqué no invierten en formación?

Por nuestra experiencia, la respuesta es múltiple pero las razones son, principalmente tres: por desconocimiento, por falta de tiempo y por falta de enfoque.

Por una parte,  una gran parte de las pymes y micropymes desconocen que pueden costear parcial o totalmente la formación de sus empleados gracias a los pagos realizados a la Seguridad social, parte de los cuales están destinados a subvencionar esta partida. Además, la mayoría desconocen cómo realizar la tramitación de esos créditos y aprovecharlos de forma eficiente.

Por otro lado, este tipo de empresas, por su estructura y naturaleza, carecen de tiempo para gestionar estos créditos de formación a través de la fundación tripartita y también para organizar la formación e impartirla.

Por último, la amplia mayoría de pymes y micropymes ignoran o no tienen tiempo y recursos para analizar en qué habilidades poner el foco de la formación, ni cómo adaptarla a cada uno de sus trabajadores para hacer de ella una herramienta de desarrollo no sólo profesional, sino de la propia empresa.

Sin duda, no son obstáculos desdeñables. Pero por ese motivo, empresas como Educa-training, llevan años atendiendo a empresas de todos los tamaños para responder a sus necesidades formativas en todos los sentidos, también en estas últimas. Realizar formación no consiste sólo en ofrecer cursos, sino en analizar las necesidades de cada empresa y sus distintos profesionales para ofrecer la formación más adecuada a cada uno: tanto en el fondo, al desarrollar las capacidades útiles para el desempeño profesional, como en las formas, al adaptarse en la metodología a tiempos y espacios disponibles en cada caso.

Facilitar y habilitar la formación acorde a cada necesidad es el reto de empresas de formación como Educa-training. Recibir la confianza, no sólo de grandes empresas, sino también de pymes y micropymes, para impartir esa formación, nos permite adelantar que los porcentajes antes citados, correspondientes a las segundas, irán acercándose poco a poco hasta igualarse con los de las primeras.

El beneficio será común a todos, por eso también lo es el reto. ¿Cuándo empezamos?

Formación: prioritario versus importante

Solemos hablar de diferenciar lo urgente de lo importante, pero ¿y lo prioritario?

Algo prioritario suele ser algo circunstancial, es decir, debemos hacerlo pero puede hacerse de un modo u otro y en distintas condiciones o direcciones… Sin embargo, cuando hablamos de lo importante nos referimos a algo que no es circunstancial sino permanente y condición sine qua non para que todo lo demás pueda hacerse correctamente, incluso lo prioritario.

Este punto es el que se olvida demasiado a menudo en el management, engullido por la vorágine de los contratiempos continuos y obnubilado por la obsesión del “cash”. Salirse de la dinámica viciosa de la rutina y el hábito, escapar al mandato de lo inmediato y apretar el botón de stop no es lo habitual, y ¡se tiene que hacer! Porque permite ver la realidad con perspectiva y más objetividad, el análisis frío facilita la búsqueda de alternativas a problemas comunes.

Todo esto, que debería formar parte del manual del buen gestor, es también lo que a menudo falta en la gestión de los recursos humanos.

¿Cuántas veces nos paramos a escuchar a los profesionales que componen la empresa?

¿Conocemos de verdad sus necesidades?

¿O por el contrario nos hacemos una idea preconcebida que aplicamos día tras día sin cuestionarla?

Qué decir de cómo gestionamos determinadas áreas como la formación

Realmente, ¿es prioritaria? Quizás no siempre.

¿Es importante? Sin duda, lo es. Imprescindible.

¿Por qué? Sencillamente porque nos ayudará a reforzar lo más importante y, paradójicamente, a menudo, menos priorizado en las empresas: las personas.

Si desde la empresa consideramos a las personas lo más importante, ellas harán que llegue a resolverse de forma cada vez más eficiente lo que es prioritario… Y no al revés…
Parar, escuchar, dialogar, conducir.

10 Lecturas de empresa “olímpica”

Las analogías entre el mundo del deporte y de la empresa, son muy frecuentes y a la par, aleccionadoras. Por eso, ahora que el estío nos ofrece la oportunidad de contar con algunos días para descansar, y aprovechando el entusiasmo que despierta la celebración de unos juegos olímpicos, como los de este año en Londres, ¿qué mejor que buscar lecturas en las que se aúne todo ello: pasión, deporte y aprendizaje?

Con este objetivo, reunimos bajo estas líneas algunos de los títulos más sugerentes en torno al deporte y las lecciones que de su gestión pueden derivarse para el management empresarial y de recursos humanos. La lectura relajada del verano es una oportunidad única para asimilar nuevos conocimientos, lecciones y aprendizajes, sin más esfuerzo que el que requiere entregarse a esta pasión.

Ahogados en la orilla: Las grandes derrotas de la historia del deporte : en la cultura anglosajona se valoran el intento y el fracaso, tanto o más que la victoria, porque se entiende que de los primeros nace esta última. La Historia del deporte es también la Historia de grandes fracasos que a la postre han dado lugar a grandes triunfos y han hecho avanzar a personas, mejorado las disciplinas e inspirado a pueblos y naciones.

Héroes de nuestro tiempo: el deporte rey, el fútbol, pero también otros deportes como el ciclismo, el baloncesto o la natación, han originado grandes héroes deportivos, cuyas hazañas son seguidas por millones de personas cada día en todo el mundo. Sus logros y desventuras son narrados con ahínco por los periodistas, que en ese acto de comunicación, consiguen trasladar a los espectadores, oyentes y lectores, la pasión por el deporte pero también por la superación y la sana competición.

Lágrimas por una medalla: la Historia de las medallas olímpicas está trufado de ejemplos de sacrificio, empeño, esfuerzo, tenacidad y fe. Es el caso de Tania Lamarca, una española que con 16 años conmovía a todo un país al conseguir una medalla de oro en los JJOO de Atlanta (1996). Creer en los sueños hace de ellos una realidad y el ejemplo lo tenemos en esta deportista.

Pedaleando en la oscuridad: fallar, caer, fracasar, no es el final. Reponerse de errores aparentemente insuperables es posible y lleva a reconocer en el fracaso nuevas posibilidades para el desarrollo profesional y vital. Es el caso de  David Millar, ciclista escocés defenestrado por doping que hoy, asesora a deportistas y equipos para evitar caer en errores de este tipo, muy relacionados con la ética. Esta faceta de la gestión, a veces olvidada, es clave en la consecución de la excelencia en la actividad empresarial, y es la mejor lectura que puede hacerse de este libro si se lee con ojos de gestor.

Mentalidad ganadora: el entrenamiento de un equipo de fútbol es perfectamente equiparable a la formación y gestión de equipos en cualquier empresa. Con esta premisa, se analiza la gestión realizada por entrenadores como Umay, del Valencia F.C, para extraer lecciones válidas en la empresa para la gestión del talento y de los recursos humanos en general.

Trabajar y competir en equipo: trabajar en equipo es el primer reto, hacerlo de forma competitiva, el objetivo final. Así se entiende en el deporte, pero también en la empresa, donde se requieren las mismas habilidades de gestión, motivación y eficiencia que en las competiciones deportivas.

Fraudes en el deporte. Los avatares de la disciplina entre una cultura de la hipocresía: si algún mensaje emana de la palabra deporte, es el concepto de ética y respeto. Sin embargo, incluso en el deporte se ven ejemplos de lo contrario. Aprender de ello y llevarnos esa lección a la empresa nos ayudará a construir un edificio corporativo y humano más íntegro y por lo tanto de mayor perdurabilidad y éxito.

Correr o morir: aunque el skyrunning no es una disciplina olímpica, traemos a colación este libro por el interés de la historia que narra como ejemplo de superación. La actividad en condiciones adversas y extremas, la presión, el esfuerzo hasta bordear el límite de lo tolerable, son circunstancias que se presentan con frecuencia en la actividad empresarial y a las que se debe hacer frente para seguir avanzando. Formarse para superar estos obstáculos permite un desarrollo extremo, que lleva a conseguir grandes logros.

Éxito: las once claves de la motivación, el triunfo y el liderazgo de los mejores entrenadores: la labor de los entrenadores de fútbol es escrutada continuamente por los expertos en management y recursos humanos, para extraer de ella lecciones para la gestión empresarial. Algunos de los mejores entrenadores de la Liga de Fútbol Profesional Española son interrogados por expertos del management en este interesante volumen, lleno de apuntes útiles para la empresa.

Fútbol contra el enemigo: un clásico que no podía faltar en todo listado sobre lecturas de deporte y empresa. En este volumen, se desentraña la relación entre deporte y poder, y cómo determinadas actividades aparentemente poco relacionadas con este, pueden ayudar a forjarlo y consolidarlo.  La amplitud de miras y la capacidad analítica del autor nos permiten abrirnos a nuevas relecturas, siempre trasladables a la gestión de recursos humanos y el management.

Eurocopa 2012, lecciones para el management

Pasada la euforia inicial de haber conseguido la segunda Eurocopa en 4 años, con Mundial de por medio, llega el momento del análisis para la selección de fútbol española. Al igual que en la empresa, la consecución de un objetivo no es el último paso, ya que la vida continúa. Por ello, y para enfrentarse a los siguientes retos con la mayor eficacia, conviene mirar atrás y analizar concienzudamente cómo hemos alcanzado nuestras metas, y  sacar de ello null.

Aprovechando que este es el momento para iniciar esa tarea, pueden sacarse, null, jugosas analogías con la gestión empresarial y de recursos humanos. ¿Qué valores han hecho de esta selección una tricampeona histórica? ¿Qué actitudes y estrategias? ¿Cuáles de todas ellas son trasladables a la empresa?

Seguramente muchas más de las que listemos aquí, pero vayan por delante algunas de ellas como ejemplo:

Visión

Desde que se iniciara la actual etapa, primero con Luis Aragonés y después con Vicente del Bosque como entrenadores, la selección española ha demostrado siempre tener visión en el sentido de actuar de acuerdo a unos principios y con la vista puesta en unos objetivos a alcanzar. Se trata de un proyecto a largo plazo, que se ha ido conformando poco a poco, y cuyos resultados llegan después de años de trabajo.

De la misma forma, en la gestión es más importante tener claro el objetivo final y actuar poco a poco pero ordenadamente, que actuar a golpe de impulsos, cambiando el rumbo constantemente.

Equipo

Como se ha demostrado en las celebraciones de la Selección, detrás de los 11 jugadores que saltan al campo, hay otra docena de futbolistas apoyando cada una de sus actuaciones, compartiendo su esfuerzo en el entrenamiento y apoyando moralmente sobre el terreno. Todo ello explica cómo se ven tan unidos al compartir también los triunfos.

No basta con llamarse equipo, es necesario serlo y vivir esta palabra cada día para que se convierta en un hecho. Para ello es necesario el diálogo, la null, el apoyo mutuo, la colaboración y el trabajo codo con codo para llegar al objetivo. No sirve de mucho tener grandes individualidades, si estas no actúan en perfecta comunión, como han demostrado otros equipos con grandes figuras como Portugal u Holanda, que aún consiguiendo algunos logros, se quedaron finalmente por el camino.

Del mismo modo, aunque sean necesarios liderazgos, deben integrarse en el trabajo de equipo, con confianza y diálogo, en un intercambio continuo de respuesta y demanda.

Reparto de juego

El tarareado tiquitaca de la selección española, aburrido para algunos analistas deportivos, es una de las claves de su estilo de juego y también de sus éxitos. Por una parte, su distribución en el campo para facilitar ese constante ir y venir de la pelota entre jugadores permite un reparto más uniforme de las tareas, cubriendo no sólo espacios sino funciones. Por otra parte, asegura una mayor posesión del balón, lo cual no siempre asegura que este entre en la portería contraria, pero desde luego hace más difícil que entre en la propia…

Llevado a la gestión empresarial, viene a significar que repartir adecuadamente los roles y equilibrarlos en términos de poder, haciendo que todos participen, ofrece la posibilidad de armonizar el trabajo y su acción. Todos saben lo que deben hacer y todos saben lo que debe hacer el otro, y sobre todo, lo hacen.

Paciencia

Al hilo de todo lo anterior, este tipo de organización del trabajo requiere una enorme paciencia, de la cual no dispone todo el mundo, como es fácil de suponer. Los resultados de esta selección llegan después de media década de trabajo previo y otra media de ejecución efectiva, sin contar todo lo corrido anteriormente… De la misma forma, sobre el terreno, la construcción de cada partido se elabora con paciencia desde el pitido inicial, sin demasiadas prisas. Gracias a ello es posible rectificar, ajustar el juego al del contrario, adaptarse y abrirse paso finalmente de cara al gol.

En el ámbito empresarial, y aunque saltan a la palestra de vez en cuando éxitos fulgurantes, el mayor éxito llega acompañado del tiempo. Mantenerse firme y adaptarse a cada momento a la vez, exige un ejercicio de paciencia constante, que permita finalmente hacer que la visión nos lleve a la consecución de objetivos. Este año, además, no son pocos los que han reprochado a Del Bosque y sus jugadores la cortedad de resultados en la fase inicial de la Eurocopa. El tiempo, sin embargo, ha dado al entrenador y su equipo, toda la razón.

Estrategia y Personalidad

En el caso del fútbol , al igual que en la empresa, está  bastante claro siempre cuál es el objetivo, pero no siempre es tan fácil entender  cómo es el rival, en constante cambio, ni, por lo tanto, cómo enfrentarse a él. Por eso es tan importante marcarse una estrategia a largo plazo, firme en el propósito y en términos generales en las formas, y otra a corto plazo, flexible y adaptable, aunque siempre ligada a la primera, que tiene que ver con nuestra personalidad o identidad.

La forma de posicionarse en el terreno de juego, por ejemplo, sigue unos criterios básicos similares en cada partido, es lo que lo identifica, aunque varían algunas posiciones pero manteniendo el mismo estilo de juego, su personalidad. De la misma forma, en la empresa, marcar y elaborar una estrategia a largo plazo, nos permitirá jugar con cintura, a lo que nos obligan las circunstancias del día a día sin perder el rumbo ni nuestra identidad y lo que nos hace diferentes y competitivos.

Humildad y Resiliencia

Perro ladrador, poco mordedor. De nada sirve hacer aspavientos, adoptar la postura soberbia del ganador y despreciar al rival por sistema. Las victorias se demuestran cuando se alcanzan, no antes.

De nuevo, y frente a las feroces críticas recibidas por la selección española en distintos momentos de la Eurocopa, esta fue resiliente, resistente a la frustración cuando los resultados no se ajustaban a lo que se esperaba de ella. Del mismo modo, cuando los triunfos fueron llegando, ni el seleccionador ni los futbolistas se vinieron arriba, incluso a pesar de ser considerados favoritos desde el inicio del torneo. Muy al contrario, respetaron a cada rival, por pequeño que fuera y demostraron deportividad para con él siempre tras su derrota.

De la misma forma, en la empresa, no existe el rival pequeño ni los gigantes lo son para siempre. El dicho “torres más altas han caído” debe presidir la gestión para que la soberbia no nuble a la razón, virtud que, acompañada de todas las anteriores, será la llave para llevarnos, al igual que a la selección, a alcanzar los mayores éxitos.