Tag : mentoring

Se busca líder

La situación económica y política nacional, europea y global, encierra, por su complejidad, multitud de lecciones válidas para la gestión empresarial y de recursos humanos, pero sin duda, la mayor de ellas se refiere a la cuestión del liderazgo. Después de varios años de recesión nos encontramos en una situación de incertidumbre económica similar a la que aquejó al mundo en 2008 tras la caída de Lehman Brothers. Esta situación se ha agravado si cabe por la paralización, no se sabe si por miedo, impotencia, incapacidad, o quizás por todo ello a la vez, en el orden político.

De algún modo, las sociedades de todo el mundo desarrollado y sus sistemas económicos están pidiendo a gritos un liderazgo político y económico firme, que tome las riendas de la situación de forma decidida y trace una hoja de ruta clara. Se buscan líderes que aporten respuestas, generen confianza, devuelvan la esperanza y de este modo, pongan las bases para la recuperación. La Historia ha demostrado que así salió el mundo de crisis como la de 1929 o de las sucesivas guerras mundiales que asolaron el mundo en el primer tercio del siglo XX.

Desde el punto de vista de la gestión, es interesante analizar esta situación y extrapolarla al ámbito doméstico de la empresa. ¿Qué sucede cuando por causas internas o externas la empresa entra en riesgo de quiebra? ¿Cómo abordan las empresas estas situaciones? ¿Cuáles consiguen salir airosas de esos momentos difíciles? Pueden existir multitud de respuestas, pero detrás de todas ellas suele trascender una realidad transversal, que afecta a todas las demás: el liderazgo. Sólo un liderazgo bien construido es capaz de aunar voluntades, aplacar enemistades, motivar y guiar a otros hacia la mejor salida.

Un liderazgo de este tipo supone una capacidad de análisis importante, determinación para saber tomar decisiones y tomarlas, elocuencia para comunicarlas adecuadamente e inteligencia emocional para transmitir no sólo ideas sino sentimientos que ayuden a la consecución de los objetivos marcados. La pregunta ahora es ¿contamos con esos liderazgos en la empresa? Si no es así ¿cómo crearlos? La respuesta no es única ni sencilla pero es evidente que requiere tiempo: para afinar la selección de personas, para formarles y para potenciar los talentos que encierra cada profesional.

Llámese formación, llámese coaching, llámese mentoring u otras disciplinas de desarrollo profesional… En cualquier caso las situaciones como la descrita demuestran la importancia de estar preparado y la necesidad de no ahorrar esfuerzos en esa labor.