Tag : producir

post image

Descansar para mejorar la productividad, una tarea necesaria

De higos a brevas se publican estudios que demuestran que el descanso es indispensable para la productividad y a pesar de ello distintas circunstancias hacen que este siga siendo más una desiderata que una realidad . Así lo revelan los números de un estudio publicado por Randstad, según el cual el 51% de los españoles piensa en el trabajo durante las vacaciones.

La crisis económica y el consiguiente temor a perder el puesto de trabajo son los principales causantes de esta actitud, según dicho estudio, sin embargo, a menudo no es sólo una cuestión circunstancial. Si se observa el comportamiento de las personas es fácil detectar en muchas de ellas una obsesión por el trabajo que les impide desconectar y en consecuencia rentabilizar todo su potencial intelectual. Aunque en la actual crisis la preocupación tenga una base racional, se impone la necesidad de tomar distancia del mal momento económico para dejar que la mente descanse. De no hacerse así se corre el peligro de llegar al bloqueo en lugar de avanzar por otras vías más productivas para uno mismo y para las organizaciones.

De hecho, el descanso no sólo es necesario por periodos prolongados, como las vacaciones de verano, sino también en pequeñas dosis. Así lo señalan algunos estudios, que han demostrado el efecto reparador no sólo física sino intelectualmente de hábitos tan mediterráneos como la siesta. No en vano, países como Alemania o Japón, que no cuentan con esta costumbre en su cultura ya se han fijado en este dato y han puesto en marcha iniciativas para que sus trabajadores la incorporen a su organigrama diario.

Descansar y desconectar, sea por periodos o momentos, no debe hacernos sentir culpables. Muy al contrario, ha demostrado ser una vía insustituible para la regeneración de ideas, la claridad mental y la reposición de fuerza física, mental e intelectual, tan necesaria para cualquier actividad, sea formativa o productiva. Por todo ello, no lo piense demasiado y este verano, tómese un descanso mental, desconecte. Su trabajo se lo agradecerá.